Público
Público

Series El virus de 'The Rain' propaga el miedo a lo intangible

Netflix estrena hoy ‘The Rain’, su primera serie danesa. Un drama postapocalíptico de ocho episodios protagonizado por un grupo variopinto de personajes que unen fuerzas para sobrevivir en un mundo hostil en el que el ser humano ha perdido su humanidad ante un enemigo intangible.

Publicidad
Media: 3.20
Votos: 5

Netflix estrena ‘The Rain’, su primera serie danesa.

Da igual que sea un virus, una invasión alienígena, un accidente nuclear o una epidemia zombi. Los mundos postapocalípticos que se ven en las series (y también en el cine) comparten ciertos aspectos que no deben olvidarse a la hora de dibujar ese lugar arrasado y abandonado en el que la lucha por la supervivencia es el pan de cada día. The Rain, la primera serie danesa de Netflix, va de eso, de una sociedad diezmada por un virus del que se sabe poco más allá de que se propaga a través de la lluvia aniquilando a una gran parte población, que se sepa de entrada, de Escandinavia. Así arranca, ese es su planteamiento y en él se contiene todo lo que ha de exigírsele a una producción con esta temática, hierbajos creciendo entre los edificios y familia protagonista incluidos.

Una vez mostrado el repertorio propio de género -cómo era la vida antes del caos y lo más o menos afortunados que eran todos con su vida moderna llena de comodidades-, lo que hace The Rain es soltar lastre, deshacerse de lo que podría convertirla en una serie más sobre el apocalipsis que se parece a esta o aquella para andar su propio camino. Porque en realidad de lo que trata esta historia es de lo que hace al ser humano ser eso, humano. Lo que le diferencia de los animales. Es algo que se empieza a intuir hacia el final del primer episodio y que se aborda de lleno en un tercer capítulo que establece las reglas del juego de la ficción creada por Jannik Tai Mosholt, Esben Toft Jacobsen y Christian Potalivo.

El primer aspecto del que se desprende The Rain sin ningún tipo de pudor o miramiento es del concepto de drama postapocalíptico familiar. Y lo hace, además, de una manera cruel y violenta dejando solos a los dos protagonistas principales de la historia, Simone (Alba August) y Rasmus (Lucas Lynggaard Tønnesen). Dos hermanos que se quedan aislados en un búnker en el que tienen todo lo que necesitan para sobrevivir. Seis años después (un capítulo para el espectador), la comida se ha agotado y deben arriesgarse a salir al exterior. Ella asoma más madura, con complejo de madre que ha de cuidar de su polluelo a toda costa. Es lo que le pidió su padre y es lo que lleva haciendo los últimos años. Él, como un ingenuo adolescente que entró como niño y no sabe de qué va la vida.

Cuando abandonan el refugio subterráneo en el que fueron confinados por su propia seguridad y en el que han esperado el regreso de un padre cuyo destino es uno de los misterios a resolver, Simone y Rasmus hacen acto de presencia en un mundo desolado, gris y endurecido para el que no están preparados por muchas razones. Principalmente porque cuando entraron en el que ha sido su hogar tanto tiempo ella era una adolescente cuya máxima preocupación era un examen y una cita con el guaperas del grupo y él, un niño asustado. Llevan demasiado tiempo aislados y son incapaces de imaginar el tipo de horrores al que se han enfrentado quienes han sobrevivido al virus.

No solo porque ahora, como buena historia apocalíptica, las ciudades parezcan fantasmas, haya cadáveres abandonados en los recovecos más inesperados y cualquier rastro de civilización sea un mero recuerdo, sino porque hay dos cosas que han desaparecido y que son la esencia de The Rain. Por un lado, la comida. Por otro, la humanidad. Con la primera escaseando y convertida en un lujo, las personas han mutado hasta convertirse en bestias, en animales capaces de acorralar y masacrar a un padre y su hijo por unas migajas de alimento que no servirán para saciar su hambre. De todo eso se sirve The Rain para cimentar una atmósfera terrorífica y angustiosa. De eso y del temor a un enemigo invisible. No hay zombis, ni extraterrestres, ni criaturas mutantes. Lo que provocó la situación en la que se encuentran es un virus que se propagó con la lluvia. Cada escena en la que se ve a los protagonistas ‘relajados’, camino de algún lado o disfrutando de un descanso no es más que el preludio de que algo va a ocurrir. Los personajes están siempre alerta. El espectador, también.

La serie danesa 'The Rain' se emite en Netflix.

En eso ahonda The Rain, al menos es sus tres primeros episodios -facilitados por Netflix a los medios antes del estreno de hoy a nivel mundial-. Lo que se ve es una serie que arranca con un planteamiento muy al uso y que se va desligando de él poco a poco. Abandonando en el camino lo que no quiere ser para convertirse en lo que realmente le interesa. En el grupo de personajes principales los hermanos no están solos. En su salida al exterior tropiezan con cinco extraños liderados por un antiguo soldado que se convierte en su mejor baza para sobrevivir en un mundo hostil al que no pertenecen. Son distintos entre sí y se encuentran juntos por necesidad, porque siempre es más fácil sobrevivir y resistir los ataques en manada. Tienen al líder, al amigo del líder, el nerd, la friki y la que hace cualquier cosas para sobrevivir.

Aunque no es nuevo, lo más interesante que plantea The Rain es la dicotomía entre la ingenuidad de quienes han pasado seis años encerrados en un búnker y aún conservan su humanidad frente a los que llevan seis años luchando por sobrevivir. A partir de ahí, pueden pasar varias cosas. Que Simone y Rasmus hagan como Maca en Vis a vis y se mimeticen con el nuevo ambiente en el que les ha tocado vivir o que Martin (Mikkel Boe Følsggard), Patrick (Lukas Løkken), Beatrice (Angela Bundalovic), Lea (Jessica Dinnage) y Jean (Sonny Lindberg) se reencuentren con esa parte de su humanidad que creían perdida. En el equilibrio deberán encontrar la forma de encajar para sobrevivir. Las reglas han cambiado y la solidaridad puede ser lo que acabe con ellos. The Rain es un poco más The 100, que acaba de estrenar su quinta temporada, que The Walking Dead o Falling Skies, por ejemplo.