Público
Público

Contenido Patrocinado

La Sevilla del siglo XVI, un escenario perfecto para el suspense de 'La Peste'

Movistar+ estrena el 12 de enero su producción propia más ambiciosa. Un thriller cargado de suspense ambientado en la Sevilla del siglo XVI. Alberto Rodríguez, que dirige los seis episodios que estarán disponibles desde este viernes bajo demanda, vuelve a formar equipo con el guionista Rafael Cobos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3

La Sevilla del siglo XVI, un escenario perfecto para el suspense de 'La Peste'

Sevilla. Siglo XVI. La ciudad andaluza se ha convertido en centro neurálgico del comercio europeo. Una puerta de salida hacia el Nuevo Mundo en la que confluyen miles de personas de todo tipo y condición. Nobles, plebeyos, esclavos, ladrones, prostitutas, clérigos, huérfanos, comerciantes, judíos, cristianos… Un auténtico caleidoscopio de personajes, más de 190, en el que se cuela un asesino con un macabro ritual cuya identidad ha de ser descubierta por los dos protagonistas de La Peste, Mateo (Pablo Molinero) y Valerio (Sergio Castellanos). Todo aderezado con una ambientación en la que prima ser fiel al espíritu de un siglo y con una enfermedad altamente contagiosa que pone en jaque el statu quo sevillano.

Alberto Rodríguez fantaseaba con la idea de pasear por la Sevilla del siglo XVI y así surgió La Peste. Una época dorada para la ciudad hispalense llena de claroscuros que han sido puestos al servicio de una trama de suspense orquestada en torno a un asesinato especialmente diabólico. Porque aunque la época en la que transcurre es de suma importancia, La Peste no deja de ser un thriller con una ambientación remarcable. Como ocurre en todos los proyectos del director de La isla mínima y El hombre de las mil caras.

Esta vez Rodríguez (quien dirige los seis episodios de 50 minutos de los que se compone la primera temporada) no ha podido participar tanto en la escritura del guion como en anteriores trabajos. Sin embargo, el ganador de dos premios Goya ha contado con la colaboración de Rafael Cobos, con el que ha trabajado y compartido reconocimientos en ocasiones anteriores. Juntos han dado vida al proyecto más ambicioso de Movistar+ en su aventura de producir series originales.

Detrás de La Peste hay un presupuesto de 10 millones de euros, un profuso trabajo de documentación para ser lo más realista posible y un equipo tanto artístico como técnico que han dado como resultado una de las ficciones más esperadas de la televisión española reciente. Un thriller ambientado en una época fascinante, en una Sevilla que se convierte desde el primer momento, con esos suburbios llenos de fango y esos palacios ricos en decoración, en un personaje más.

La ambientación y la historia de la ciudad serán, sin duda, uno de los aspectos que más sorprendan al espectador además de contribuir activamente a crear ese clima de tensión y suspense que envuelve La Peste. Eso sí, Alberto Rodríguez ha avisado que se han tomado ciertas licencias históricas para hacer encajar la trama, aunque en su mayor parte lo que se ve en la pantalla es porque era así. El director de La isla mínima reconoce que cuando inició el proceso de documentación para desarrollar la serie se llevó más de una sorpresa.

“Tenía una idea vaga de lo que era la ciudad entonces. Cuando te enfrentas a la documentación te quedas completamente alucinado de la cantidad de errores que tenías y de que la historia es mucho más rica de lo que parece en principio. Era una ciudad fascinante”, explica Rodríguez. Eso se trasmite en la pantalla a través de la recreación de la ciudad y la atmósfera de thriller que se genera, pero también gracias a un vestuario que se ha mimado al máximo.

Construir la Sevilla de entonces no ha sido nada sencillo, ya que, como bien señala el director de La Peste, en la capital andaluza de hoy en día queda poco de barroco. De ahí el esfuerzo realizado por los encargados de buscar las localizaciones para encontrar el escenario perfecto para cada pasaje de la historia. En total, 130 localizaciones en las que priman unos escenarios naturales que impactan por su fuerza visual y narrativa.

Los personajes de ‘La Peste’

La ambientación histórica y Sevilla son dos protagonistas de gran importancia en La Peste, pero ¿quiénes sustentan el peso de la trama de este thriller en el que todos tienen un secreto que guardar y un pasado misterioso? Los principales son los mencionados Mateo y Valerio, encargados de resolver un crimen que aterroriza tanto a las altas esferas de la Inquisición como a los nobles la propagación de una peste que podría poner en jaque sus negocios.

El primero, Mateo, está interpretado por Pablo Molinero y es un hombre culto que tuvo que huir de Sevilla tras ser acusado de herejía por imprimir libros prohibidos. La acción arranca con él en Toledo, donde se esconde hasta que el testaferro de un amigo fallecido le encuentra para trasladarle su último deseo: ha de regresar a la capital andaluza para sacar de allí a su hijo bastardo. Este es Valerio (Sergio Castellanos), un joven algo enclenque que sobrevive en la calle como puede y al que le persigue una leyenda de inmortalidad.

Pablo Molinero - La Peste' - Movistar +

Como representantes del clero y la nobleza, Luis de Zúñiga (Paco León) y Celso de Guevara (Manuel Solo). El noble Luis de Zúñiga, amigo y protector Mateo, no tiene escrúpulos a la hora de negociar, con la misma peste si hace falta, para aumentar sus riquezas. El otro, Celso de Guevara, es el Gran Inquisidor, un hombre que sabe apreciar la sabiduría y conocimientos de Mateo en beneficio propio bajo chantaje. Y en medio de toda esta trama de intrigas, una noble viuda, Teresa de Pinelo (Patricia López Arnaiz). Un personaje rico en matices que servirá como reflejo de la complicada situación de la mujer en aquella época.

La historia de todos ellos y el destino de una cuidad asediada por una mortífera peste y un asesino despiadado se podrá conocer a partir del 12 de enero en Movistar+, fecha en la cual estará toda la temporada disponible bajo demanda.

Advertisement