Público
Público

La SGAE achaca las iras de la gente por el canon a su bajo nivel cultural

El director del área mediterránea asegura que los usuarios no quieren pagar por "desconocimiento"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director del área mediterránea de la Sociedad General de Autores y Editores (Sgae), Ramon Muntaner, ha explicado la razón por la que los usuarios son reticentes a pagar un canon por la música que escuchan. Muntaner asegura entiende 'las iras de muchísima gente' acerca de los cánones que se deben pagar por la comunicación pública de una obra protegida, pero achaca ese malestar al desconocimiento, ya que es un concepto que 'cuesta entender y que por eso le cuesta pagarlo'.

En declaraciones a COM Ràdio, Muntaner destacó que en España las tarifas que se aplican son 'sensiblemente inferiores' a las de otros países, como Francia, donde se cobran 700 millones de euros anuales por derechos de autor, mientras que en España se cobran 300. En el país vecino no se cuestiona este cobro, mientras que en España se ha extendido 'como una mancha de aceite' la polémica y la rebelión de algunos sectores, como el de los peluqueros.

'El nivel cultural en el que estamos en este país está por debajo del nivel cultural que otros países tienen'

'El nivel cultural en el que estamos en este país seguramente, y por desgracia para nosotros, está sensiblemente por debajo del nivel cultural que otros países tienen, por muchos motivos', entre ellos el franquismo, apuntó.

Muntaner asegura que la Sgae no cobra al usuario, sino a los que fabrican un aparato o soporte para almacenar obras protegidas, y que tampoco todos los locales pagan lo mismo por tener hilo musical, porque para algunos es crucial para el negocio, como las discotecas, por lo que pagan más.

Muntaner asegura que la Sgae no cobra al usuario, sino a los que fabrican un aparato

En todo caso se mostró 'de acuerdo' con hacer un debate técnico 'profundo' y 'replantear' las reglas del juego con una perspectiva del siglo XXI, reenfoque que ya se está debatiendo en todo el mundo, según afirmó. 'Pero hasta que no se resuelva, aplicamos lo que hay', dijo, y remachó: 'Nada de lo que hacemos es ilegal, y si no lo hiciesemos no estaríamos haciendo nuestro servicio'.