Público
Público

Sherlock Holmes resucita con nuevo padre

Ayer se comenzó a vender 'The House of Silk', la primera novela autorizada sobre el detective desde la muerte de Conan Doyle y que lleva la firma de Anthony Horowitz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sherlock Holmes ha regresado con un nuevo caso a las librerías británicas, en la primera secuela oficial sobre el famoso detective de Baker Street.

La publicación The House of Silk es todo un acontecimiento literario, ya que es la primera vez, desde la muerte, hace 81 años, de Arthur Conan Doyle, el creador de este popular detective, que la fundación que gestiona sus derechos da el visto bueno a una secuela sobre su personaje.

Los editores, que han subtitulado el libro como 'una novela de Sherlock Holmes', han encargado al guionista y escritor de literatura infantil Anthony Horowitz el reto de resucitar al infalible detective.

La novela centra su acción en 1890, un año después de la muerte del detective, y en su inseparable doctor Watson, ahora envejecido y solo, que relata en primera persona una de las primeras aventuras que vivieron juntos.

Un caso que comienza con el robo de un tren en Boston (Estados Unidos) para terminar en el barrio londinense de Wimbledon y que cuenta con los elementos indispensables de los libros de autor escocés: la niebla, el misterio y el malévolo Moriarty.

Sus editores aseguran que The House of The Silk, que califican de 'éxito editorial', tiene 'toda la calidad del original, pero con un ritmo y una sensibilidad más moderna'.

Los críticos británicos parecen estar de acuerdo y han dado el visto bueno al atrevido sucesor de Conan Doyle, que escribió cuatro novelas y 56 relatos cortos sobre las aventuras de Holmes. 'Los personajes son como el propio Conan Doyle los hubiera escrito y la novela está tan cerca de su cliché como la buena escritura permite', asegura Ian Sansom en 'The Guardian'

Las aventuras de Sherlock Holmes, un médico adicto a la cocaína y siempre acompañado de su inseparable Doctor Watson, fueron una sensación editorial en la Inglaterra victoriana. Abrumado y aburrido por el éxito de su personaje, Conan Doyle lo mató luchando con su eterno enemigo Moriarty, pero tuvo que resucitarlo ante el clamor de sus lectores.