Público
Público

El show musical de un indomable David Delfín

La tercera jornada despertó de su sopor a la pasarela con la fiesta 'fashion' creada por el diseñador malagueño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Si la moda sólo fuese hacer ropa, no trabajaría en esto', confesó a Público el diseñador David Delfín, que firmó el desfile más espectacular de toda la Semana de la Moda de Madrid. Will, la colección que el malagueño presentó, es toda una declaración de intenciones: algo habitual en su modo de crear, todo sentimiento. Puede que por el ansia de promesas, su trabajo se ha vestido como un auténtico show en el que disfrutan todos los sentidos.

'¿Dónde están Alaska y Mario?', se preguntaban desde el front row los famosos que siempre acompañan al malagueño en sus desfiles. Los habituales amigos de David no aparecían y las luces ya se habían apagado. 'Era súper top secret', cuenta Vaquerizo. Durante el carrusel final, Bimba Bosé, Alaska y Vaquerizo se subían a una plataforma para ofrecer un 'riguroso playback', en palabras de Delfín, del tema Absolutamente de Fangoria. Pocos desfiles, por no decir ninguno, han levantado tanta expectación. Y tantos culos del asiento.

El trabajo de Delfín se ha vestido como un show para todos los sentidos

La cantante explica que su música proviene en parte de un tipo de pop 'en el que la moda es muy importante'. La 'tradición' de cerrar los desfiles con canciones de Fangoria se ha materializado en esta edición consiguiendo un potente resultado que sólo David Delfín podrá superar. Eclipsaron la reaparición de Carlos Jean, que repitió como DJ de Juana Martín, sin lograr captar la atención del respetable.

El que se perfiló hace diez años como el niño malo de Cibeles se ha convertido en imprescindible. La marca Davidelfín ha aprendido a sacar provecho de cada puntada. Su propuesta serena, aunque sin perder un ápice de su inconfundible sabor, y adaptada a las exigencias del mercado, requería un toque explosivo: el que aporta la actuación de este trío de celebrities en una puesta en escena que simulaba un espacio en obras (luces de seguridad y andamio incluido).

Teresa Helbig fusionó a una mujer frágil con una urbana y revolucionaria. ¿Cómo se hace eso? Con vestidos de cuero negro, combinando con fucsia y el verde. Pero sin olvidarse del nude ni del trabajo más artesanal hecho con pedrería, perlas y cristales.

Bimba, Alaska y Mario eclipsaron la actuación de Carlos Jean 

La mujer también es el punto de partida de Hannibal Laguna, en este caso la de Julio Romero de Torres. 'Él supo captar, pese a la censura de la época, la sexualidad y el romanticismo en sus miradas', recuerda el diseñador. Una colección más made in Spain, imposible: guitarreo flamenco de fondo para vestidos negros, todas las vueltas de tuerca posibles al volante y peinados con ondas al agua.

Ana Locking también se metió en la máquina del tiempo. Con Time capsule ha viajado hasta 1922, desde donde trae hombres con flores en la solapa y mujeres con vestidos de cadera baja. 'Ideal para el día a día', explica Kina Fernández sobre su colección. Con la diseñadora gallega y la firma de joyas Aristocrazy, vuelta a la actualidad.