Público
Público

Un "showman" alemán fascinado por Picasso

Una muestra explora la influencia del artista malagueño sobre Krippenberger

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Museo Picasso de Málaga explora en su nueva exposición temporal, que se inau-gura hoy, la influencia que ejerció el artista malagueño sobre el alemán Martin Krippenberger (1953-1997) a través de 55 obras, 48 libros y 73 carteles y tarjetas de invitación creados por este. 'Más que una influencia estilística, hay unos paralelismos que tienen que ver más con la presencia de Picasso como nombre asociado al arte moderno, porque todos los que nacieron en la generación de Krippenbergercrecieron con el mito de Picasso',explicó ayer en la presentación la comisaria de la muestra, Eva Meyer-Hermann.

La muestra Kippenberger miró a Picasso propone una reflexión sobre los temas de interés común en ambos creadores, como la pérdida, el reflejo de la experiencia personal en el arte y el retrato como género. Krippenberger, que con el tiempo se ganó fama de imprevisible enfant terrible, estudió desde su infancia a los grandes maestros, 'y Picasso era el primero de su lista', según la comisaria. El alemán encontró su fuente de inspiración en un libro de fotografías de Duncan del que le impactaron las imágenes de una Jacqueline muy afectada tras la muerte del malagueño, que después interpretó en la serie Jacqueline: los cuadros que Pablo ya no pudo pintar.

Otro motivo de inspiración fue una imagen de Duncan en la que Picasso posaba orgulloso en calzoncillos junto a su perro, lo que llevó a Krippenberger a crear autorretratos en múltiples poses ataviado con la misma prenda. 'No se le puede considerar un pupilo de Picasso porque a Krippenberger le interesó más la personalidad y cómo se presentó Picasso ante su entorno, mediante sus obras o sus apariciones públicas', apuntó Meyer-Hermann.

'La palabra que mejor define a Krippenberger es showman porque no fue sólo un pintor, un escultor o un fotógrafo', explicó la comisaria. 'En vida, sus obras no tuvieron una gran acogida, posiblemente porque no todos las entendieron', añadió.

La exposición permanecerá instalada en el Museo Picasso de Málaga hasta el próximo 29 de mayo.