Público
Público

Una sierra para acabar con la especulación

El Macba incorpora a su colección material documental del trabajo de Gordon Matta-Clark, pionero en intervenir en el interior de edificios y fachadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los edificios a punto de ser demolidos eran su material de trabajo. Una vez localizados, los cortaba, los perforaba y les hacía incisiones geométricas. El artista Gordon Matta-Clark (Nueva York, 1943-1978) fue un arquitecto, bailarín y dibujante que trabajó para estimular nuevas maneras de ver las cosas. 'Me ofende la mentalidad cerrada de los que creen que sólo pueden crear paredes los arquitectos. Y los artistas, decorarlas. Un simple corte o una serie de cortes en un edificio tiene la misma fuerza que un dibujo', escribió este pionero de los building cuts (cortes y extracciones efímeros en edificios).

El coleccionista de arte chileno, Harold Berg, afincado en Barcelona desde hace 20 años, descubrió la obra de Matta-Clark en 2005 y le entusiasmó la valentía de las intervenciones del hijo del surrealista Roberto Matta. Por ello, Berg empezó a comprar obras del neoyorquino, adquirió el archivo fotográfico de Florent Bex que, entre otras imágenes, contiene las que documentan Office Baroque, acción realizada en Amberes y considerada la más importante de Matta-Clark por su belleza y complejidad. De este modo, nació la Colección LATA, llamada así por el origen latinoamericano del coleccionista y por la 'admiración obsesiva' que siente por el artista, que a pesar de morir a los 35 años de un cáncer de páncreas, fue muy prolífico.

Tras estar tentado de depositar esta colección en la TateModern de Londres, finalmente Berg ha optado por cederla al Macba. 'La única objeción de no dejarla aquí era que el edificio lo diseñó Richard Meier, con el que Matta-Clark fue muy crítico, pero me han asegurado que la colección estará en una parte que no fue diseñada por Meier', bromeó el coleccionista. El conjunto cedido por Berg y que convierte al Macba en el museo europeo que más obras tiene de Matta-Clark, está formado por 46 obras: un negativo, una diapositiva intervenida y 44 fotografías en blanco y negro que documentan algunas de las acciones, como Splitting (1974), en la que dividió una casa en dos partes, o de Bingo, también del mismo año, en la que agujereó una fachada siguiendo la cuadrícula de un cartón de este juego.

Matta-Clark, que vivió en el caótico Nueva York de los 70, auguró que el capitalismo daría problemas y quiso plantear con su trabajo reflexiones acerca de conceptos como la propiedad privada, la especulación o la miseria. De los 20 edificios intervenidos por este artífice de las vanguardias de la segunda mitad del siglo XX no se conserva ninguno, pero quedan las fotografías y películas que muestran a un Matta-Clark, sierra en mano, cortando paredes, así como los dibujos preparatorios de las acciones y algunas esculturas. Aunque, para él, esta disciplina consistía en convertir los elementos sustraídos de los edificios en obras con autonomía propia.

La Colección LATA al completo, más 17 obras que ya tenía el Macba (13 vídeos, dos fotografías y dos foto-collages), se exhibirán en este museo el año que viene.