Público
Público

El sistema electoral con el que ganaba Teddy Bautista se desmonta

La SGAE anuncia la modificación de los estatutos para elegir a la nueva junta directiva el próximo enero. Aumenta el número de socios con derecho a voto, se establecen listas abiertas y se limita el mandato del presidente &n

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La era de Teddy Bautista ha llegado a su fin. La Comisión electoral de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) presentó ayer los nuevos estatutos para la votación y elección de presidente que acaban con el sistema mediante el cual el excantante de Los Canarios consiguió mantenerse al mando de la institución durante los últimos 16 años. 'Es la hora de la refundación. Queremos renovar y regenerar la SGAE y devolverle la democracia. Se acaba con un sistema oscuro, viciado y pintoresco', recalcó Anton Reixa, fundador de Os Resentidos y miembro de la comisión electoral.

Reixa presentó ayer los nuevos estatutos junto al guionista y dramaturgo Antonio Onetti y el compositor Manuel Marvizón. Ellos fueron el rostro visible de una comisión integrada por 15 miembros, elegidos el pasado 20 de septiembre, que durante las últimas semanas ha dado forma al nuevo sistema electoral de la institución.

En estas reuniones oteó siempre aquel manifiesto firmado por varios directores y actores en julio en el que se pedía una refundación y una reforma electoral que ampliara la masa de votantes. Finalmente, los textos fueron aprobados por mayoría cualificada (3/5). Ayer, miembros de la SGAE como Sabino Méndez y el que fuera candidato José Miguel Fernández Sastrón mostraron su optimismo ante los cambios. No obstante, estos ahora tendrán que ser refrendados por una asamblea, que se celebrará el 30 de noviembre, y por el Ministerio de Cultura, que ya tiene los documentos en su poder.

La modificación más sustancial es el aumento de los socios con derecho a voto, que pasa de 8.222 a 20.881, un 154% más. Antes solamente el 17% de los socios podía votar y ahora esta cifra sube al 42% (de los 100.000 socios totales, un 50% no puede votar porque no genera derechos de autor). Este aumento se debe a que ahora podrán votar aquellos socios que hayan generado en derechos de autor como mínimo 641 euros la cifra está fijada por el salario mínimo interprofesional en los últimos cuatro años. Hasta la fecha era necesario haber recaudado 1.500 euros en un solo año.

De 8.222 se pasa a 20.881 socios con derecho a voto, un 154% más

Una modificación que ahoga definitivamente la fórmula que daba más alas a Teddy es la unificación de los cargos de presidente del Consejo de Dirección y el de la Junta Directiva. Además, se elimina la capacidad exclusiva que hasta ahora tenía el presidente del consejo de elegir a sus miembros. La mano absoluta se corta. A partir de ahora, el presidente será un cargo votado y sólo podrá estar en el poder dos mandatos, es decir, ocho años.

'Para hablar claro, lo que ocurría antes es que Bautista no se presentaba, sino que era la Junta directiva elegida la que lo designaba a él y punto, pero él no formaba parte de ella. Era un sistema viciado, que ahora no se podrá repetir', afirmó Reixa. Su compañero Onetti ratificó su análisis: 'Era paradójico que el que mandara no fuera elegido por la SGAE. Había un presidente de la Junta, pero este era honorífico. Ahora será un socio elegido por los socios'.

En un paralelismo con la política, lo que ocurría antes en la SGAE es como si el partido elegido en las urnas nombrase al presidente del Gobierno entre personas que no van en su lista y este tuviera, además, un mandato ilimitado.

El presidente será elegido por los socios y no por la nueva Junta

La comisión ha querido cercenar también el sistema de las listas cerradas para poder acceder a la Junta y la fortaleza del candidato para poder presentarse a las elecciones. Con los nuevos estatutos, 'los candidatos potenciales son 3.000', señaló Onetti. En cualquier caso, a partir de ahora no serán necesarios avales.

Sobre las candidaturas se establecen las listas abiertas y no bloqueadas, por lo que el socio podrá votar a los candidatos de forma independiente para los diferentes cargos. Además, la representatividad se establece mediante la Ley d'Hont un reparto proporcional de los cargos en función de los votos obtenidos y el candidato que obtenga un 5% de los votos ya tendrá representación en una junta que pasará a tener 39 miembros en vez de 38 (el sector audiovisual gana dos miembros y el de Gran Derecho pierde uno).

El nuevo modelo acaba también con los votos delegados y sólo podrá votarse en las mesas de la SGAE o por correo, 'pero esta papeleta irá directamente al notario', apuntó Reixa. Se abrirán también las mesas electorales a todas las comunidades que tengan más de un 3% del total del censo, esto es, Galicia, Andalucía, País Valencià, País Vasco y Madrid. En cada una de ellas habrá un notario. Todo el proceso electoral estará tutelado por una comisión electoral compuesta por dos juristas y un representante del Ministerio de Cultura, si este lo acepta. Precisamente, sobre este Ministerio, Reixa destacó que es 'el regulador de esta entidad de gestión y nos gustaría que participase de este espíritu de refundación'.

La presentación de los estatutos ayer no dio lugar a otro tipo de incursiones por asuntos espinosos como el canon digital Reixa sí afirmó que los socios pueden estar de acuerdo en las disposiciones de la UE y las nuevas informaciones sobre las corruptelas de Teddy Bautista. Los tres miembros de la comisión electoral prefirieron centrarse en los nuevos marcos estatutarios que marcan 'la reconquista de la SGAE por los socios, que hasta ahora hemos estado de espaldas a ella', añadió el cantante de Os Resentidos.

'Se acaba con un sistema oscuro, viciado y pintoresco' De hecho, estos cambios causaron ayer satisfacción entre los socios que acudieron ayer a la sede de la SGAE. Sin embargo, todavía surgieron algunas dudas. La más llamativa: ¿por qué no se establece la equivalencia un socio, un voto? Los miembros de la comisión señalaron ayer que todas las entidades de gestión europeas consideran el voto ponderado y que podría resultar incoherente que un autor que no generase derechos de autor pudiese votar en una entidad que se dedica a su gestión. 'Desde luego, de esos 100.000 ese 50% que no puede votar porque no genera derechos es bienvenido, pero no es muy normal que tenga el mismo derecho al voto que quien sí genera por su repertorio', señaló Onetti.

El autor, editor y socio de la SGAE, Joan Vich, ratificó a este periódico esa decisión: 'Entiendo que haya distintas calidades de voto. Yo mismo como autor no he generado derechos en los últimos diez años, por lo que es normal que tenga un papel menos preponderante. Otra cosa es que no tengas nada que decir'. Para otros como el músico Joan Feliu, 'el hecho de que no pueda votar un 80% de los socios totales no es una medida muy democrática'. Como apunta Joan Vich, siempre hay que estar alerta: 'La SGAE se democratiza, pero esto es como pasar del franquismo a la Transición. Falta todavía el 15-M'..