Público
Público

Sergio Peris-Mencheta 'Snowfall' se adentra en el mundo del crack de los ochenta con un arranque prometedor

La serie de FX en la que participa el español Sergio Peris-Mencheta se mete de lleno en el sórdido y oscuro tráfico del crack en la década de los ochenta con un piloto solvente gracias a unos personajes bien planteados, ritmo y una factura que apunta alto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El español Sergio Peris-Mencheta participa en la serie 'Snowfall'.

El escenario que plantea Snowfall al espectador es, cuanto menos, atrayente. La ciudad de Los Angeles a comienzos de los ochenta, cuando el mercado y consumo del crack comenzaba a explotar. La serie creada por Dave Andron, Eric Amadio y John Singleton para FX –desde este jueves puede verse en HBO España– arranca con un piloto que goza de un tono que deja poso de serie adulta con ganas de trascender. Entre los protagonistas, un Sergio Peris-Mencheta que en la presentación ante los medios españoles narró su periplo para conseguir el papel y lo accidentado de una producción que ha contado con dos pilotos. El que se estrena ahora es el segundo y dista bastante de lo que se rodó para el primero.

El personaje de Gustavo es interpretado por un Sergio Peris-Mencheta pasado de kilos para el papel que tuvo que enfrentarse a varias pruebas complicadas

Una de las pocas cosas que sobrevivió de aquel primer episodio que no verá la luz fue el personaje de Gustavo, al que interpreta un Sergio Peris-Mencheta pasado de kilos para el papel que tuvo que enfrentarse a varias pruebas complicadas –sobre todo por su manejo del inglés en aquel momento– de las que Sofia Coppola habría sacado material más que suficiente para rodar una segunda entrega de Lost in Traslation en clave de comedia. Problemas con el inglés a un lado, el actor español reconocía en la presentación de Snowfall las grandes diferencias que existen entre trabajar en EEUU y España y la calidad y medios que respira una serie como esta.

Una cadena como FX no se arriesga con sus productos y si algo no le gusta no duda en tirarlo a la papelera y empezar de cero si cree que la idea tiene potencial. Y eso es lo que ocurrió con Snowfall, ficción a la que dieron una segunda oportunidad y un segundo cheque por valor de 10 millones de dólares para que se resetease. El resultado es un piloto interesante, muy bien rodado, con una banda sonora cautivadora y unos personajes perfilados con tino que no podían colocarse en lugares más opuestos del panorama planteado en su arranque.

Según contaba Peris-Mencheta, la clave de la salvación de Snowfall estuvo en su showrunner, Dave Andron, una figura poco conocida en España pero que es básicamente quien controla todos y cada uno de los aspectos de una serie. Según explicaba el actor español, él no sabía nada de lo que ocurría con su personaje “hasta tres días antes de rodar el capítulo”. Así, no es de extrañar que la figura de una cabeza pensante que lo supervise y controle todo sea tan necesaria. “Son tremendamente talentosos para crear sobre la marcha y cuando les sale bien es increíble”, explicaba Peris-Mencheta.

Snowfall gira en torno a cuatro personajes que mutaron del primer al segundo piloto y hasta cambiaron de actores. En el que verán los espectadores el primero en aparecer es Franklin Saint, interpretado por Damson Idris. Se trata de un joven de los suburbios, parte de una familia peculiar (por decirlo de alguna manera) que ha sido educado en un ambiente distinto al de su barrio. Es consciente de su situación y quiere salir de ella por la vía del trapicheo de drogas aprovechando su talento para ver la oportunidad en un negocio creciente. Al otro lado, Teddy McDonald Carter Hudson), un agente de la CIA que encuentra en la droga una forma de financiar a los conocidos Contras de Nicaragua.

Algunos de los personajes que se podrán ver en 'Snowfall'.

Y en ese abanico de personajes, entre medias de los dos, Gustavo Zapata (Sergio Peris-Mencheta), un luchador mexicano conocido como el Oso y parco en palabras –algo que reconoce agradecer entre risas el actor español– y Lucía Villanueva (Emily Ríos), hija de un jefe criminal. Como hilo conductor y conector de todas sus historias, el crack, protagonista omnipresente.

Una base real y caras poco conocidas

Contaba Peris-Mencheta que el personaje de Franklin tiene algo de la historia de Rick Ross, uno de los narcotraficantes más importantes e influyentes en los ochenta. Más allá de los paralelismos con la realidad, Snowfall cuenta con una paleta de colores característica en la que contrasta la oscuridad de algunas escenas con la luminosidad de otras dependiendo de los protagonistas, su entorno y su solvencia económica. Callejones oscuros en los que planear un crimen, amplias y luminosas viviendas con piscina para quienes manejan el cotarro y la cámara siguiendo la acción como si fuese una más.

'Snowfall' cuenta con una paleta de colores característica en la que contrasta la oscuridad de algunas escenas con la luminosidad de otras dependiendo de los protagonistas, su entorno y su solvencia económica

Puede que en España Snowfall sea la serie americana de Sergio Peris-Mencheta, pero la idea de coger un casting poco conocido –el resto de protagonistas lo son poco tanto aquí como allí– ayuda a entrar en una historia de personajes en la que Gustavo, Teddy, Franklin y Lucía podrían ser cualquiera. No es la serie de este o aquel actor de Hollywood, sino una historia interesante y bien planteada que tiene los ingredientes necesarios para destacar.

En el capítulo de comparaciones, casi inevitable cuando se trata de series como Snowfall que tras su piloto dejan esa sensación de haber visto algo interesante, que puede trascender y destacar en medio del aluvión seriéfilo, la de FX estaría más en la línea de The Wire que de Breaking Bad. Por el tono, la presentación de los personajes y la narración, pero también porque The Wire tenía mucho de esa realidad más oscura y sucia de Baltimore que en Snowfall se ve en Los Angeles.

Sobre este punto, el de las comparaciones y referencias, Peris-Mencheta es consciente de que son inevitables y que siempre se tiende a comparar con lo bueno, pero también quiso dejar claro que “es muy difícil que FX se gaste 20 millones den dos pilotos si van a hacer algo que ya se ha hecho. Eso por un lado. Insisto en que The Wire es Baltimore, eso otro color, es mucho más afro y aquí se va mucho más al mundo latino, cada vez más”.