Público
Público

Soderbergh pone un punto y aparte con 'Behind the Candelabra'

El director confirma en Cannes que aparca la cámara sin tener claro si volverá.  Su última película emociona en el festival con una gran interpretación de Michael Douglas 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este martes era el día en Cannes de dos monstruos del cine como Steven Soderbergh y Michael Douglas. Ambos han formado dupla en la película Behind the Candelabra, que se ha presentado en la sección oficial del festival.

El realizador confirmó que esta película es la última que hace antes de tomarse 'un descanso' por un tiempo indefinido. 'Voy a tomarme un descanso, no sé por cuánto tiempo. Lo que puedo decir es que, si esta es la última película que hago, estoy realmente feliz del resultado', dijo, sin querer precisar hasta qué punto esta retirada puede ser definitiva.

Con 50 años recién cumplidos, un Óscar por Traffic (2000), una Palma de Oro de Cannes por Sexo, mentiras y cintas de vídeo (1989) y más de treinta películas a sus espaldas, el director siente que ha cumplido una etapa. Y ha señalado que Behind the Candelanbra puede ser una buena forma de cerrar su carrera.

Behind the Candelabra se comenzó a rodar después de que Michael Douglas superara el cáncer de garganta, tal y como ha confirmado el propio actor, que interpreta a Liberace, un popular músico que ocultó su homosexualidad. 'La película fue rodada después de mi cáncer. Fue precioso para mí, un regalo. Me siento muy agradecido de que esperaran por mí', afirmó Douglas, con voz entrecortada y al borde de las lágrimas, durante la presentación del filme.

Un gran aplauso recibió las palabras del actor, que fue arropado con bromas y gestos de complicidad por Soderbergh y su compañero de reparto, un relajado y simpático Matt Damon, en la presentación del filme, que supone su regreso al cine tras recuperarse de un cáncer de garganta.

Y lo hace con una magistral interpretación de Walter Liberace, un pianista y, sobre todo, 'showman' que fue tremendamente popular en Estados Unidos entre los cincuenta y setenta y cuya estética excesiva, colorida y llena de tensión es uno de los principales elementos del filme.

Uno de los mejores papeles de su carrera, en palabras de Douglas, para quien el aspecto físico era una de sus principales preocupaciones, ya que Liberace realizaba unas actuaciones en las que se movía mucho e incluso volaba por el escenario. Aspecto que fue solucionado por Soderbergh reduciendo los movimientos sobre el escenario y sentando a Douglas en un piano para las actuaciones.

También tuvo que aprender a simular que tocaba el piano -'me pusieron un profesor, pero era evidente que no iba a aprender, y me di cuenta de que no iba a funcionar'- y soportar largas sesiones de maquillaje, ya que los personajes cambian de aspecto varias veces durante la película, por lo que tuvieron que usar prótesis y máscaras.

Eso hace, por ejemplo, que la presencia de Debbie Reynolds, que interpreta a la madre de Liberace, pase casi desapercibida para el espectador. Reynolds sirvió, además, como fuente de información sobre Liberace, al que conocía bien, pese a que era una persona extremadamente reservada con su vida privada y apenas salía de casa, como señaló Douglas. 'Todo el mundo decía que era un anfitrión maravilloso y muy generoso. Es una especie de padre de Elton John, Lady Gaga y la gente con un estilo similar' y un gran sentido del espectáculo.

La idea de hacer una película sobre la vida de Liberace surgió hace 13 años, cuando Soderbergh estaba rodando Traffic, en la que participaba Douglas. 'Creía que se estaba burlando de mí, no entendía lo que tenía que ver con Traffic. Me dejó un poco paranoico durante un tiempo, pero luego me olvidé completamente de la historia', explicó el actor.

Siete años después Soderbergh encontró la autobiografía realizada por Scott Thorson (Matt Damon), el hombre que compartió durante años la vida de Liberace y el que hizo pública su homosexualidad. 'No estaba muy seguro de lo que iba a ser', explicó Damon en la rueda de prensa. Pero, 'es la séptima vez que trabajo con Steven y confío totalmente en él'.

A la película le costó mucho encontrar financiación y finalmente halló su vía de producción a través del canal de televisión de pago HBO, lo que hace que el filme solo sea visto en la pequeña pantalla en Estados Unidos -sin poder, por tanto, optar a los Óscar-, aunque sí se estrenará en salas de cine en otras partes.