Público
Público

La sólida evolución de Modesto Lomba

El creador recoge en el presente los frutos de una vida dedicada al diseño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de haber fisgoneado en los estudios de dos diseñadores independientes, los de Antonio Alvarado y Carlos Díez, para testear el ambiente que se vive en los días previos a sus desfiles en Cibeles, hoy nos colamos en el taller de uno de los creadores más consolidados de la moda española.

El giro de 180º no sólo es de estilo, también afecta a su lugar de trabajo. Modesto Lomba se mueve con parsimoniosa seguridad por un gran espacio de aspecto industrial, por donde deambulan un sinfín de mujeres enfundadas en batas blancas: parecen más cirujanas espaciales que modistas.

'No siempre fue así. En las primeras colecciones de Devota & Lomba éramos tres personas; Luis Devota, una modista y yo y lo realizábamos todo', confiesa el diseñador, quien desde 1988 forma parte del calendario oficial de la Pasarela Cibeles. Un año después obtuvo el Premio Cristóbal Balenciaga al mejor diseñador novel, porque al contrario que muchos compañeros, Modesto, 'como los antiguos modistos', tiene fuertes 'conocimientos para hacer una prenda desde la idea, el patrón, confección y planchado'.

Los comienzos siempre son estimulantes, pero difíciles, quizás por eso Modesto no echa de menos nada de aquella época: 'Estoy tan satisfecho ahora como lo estaba en aquel momento', reconoce. No hay morriña del pasado, su evolución ha sido firme y sólida, apuntalando las bases de un pequeño imperio que hoy comprende prêt-à-porter, vestidos de novia y comunión, gafas, mobiliario de cocina, alfombras y hasta un estudio de arquitectura e interiorismo. Además, es el presidente de Asociación de Creadores de Moda de España, uno de los lobbies de poder más influyentes del mundo de la moda española, que aglutina a la mayoría de los diseñadores que participan en el certamen madrileño, y con el que ha alcanzado mayor relevancia social.

'Nuestra firma apunta a ser cada vez más firme, lo que no quita para que cada colección suponga un nuevo proyecto y un reto', y parece que eso es lo que les mantiene alerta y entusiasmados. Suele hablar en plural porque, aunque es la cabeza visible de Modesto & Lomba, su día a día lo comparte con un equipo de 15 personas, que abarcan los campos del diseño, la comunicación, el patronaje, la confección o el diseño gráfico... Pero no están todos.

A mediados de los años noventa, su socio y amigo, el argentino Luis Devota, con quien fundó la firma que hoy dirige, falleció repentinamente: 'Siempre estará presente en todas nuestras colecciones', dice.

Puede que sea de esa presencia de donde el diseñador extraiga parte de las estructuras asimétricas que nacen de una realidad rota, incompleta o imperfecta que darán vida a su próxima colección para el verano de 2009. No en vano, Devota provenía del mundo de la arquitectura. Hoy, gracias a la fuerza de sus recuerdos y también al poder de superación constante, Modesto Lomba se ha convertido en líder de su generación.