Público
Público

El sonido 'afromeño' de un trotamundos

El extremeño Gecko Turner regresa con su disco más soul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La semana pasada tocó con un saxofonista inglés al que conoció el día antes. Acaba de incorporar tres voces femeninas africanas a sus recitales. Primero ensaya con los vientos, luego incorpora los bajos y la percusión y por último aparece un trompetista brasileño de toda confianza Gecko Turner (Badajoz, 1966) lo mezcla todo. Todo dentro de la coherencia del soul, el funk, el blues... Su música. 'Lo que he mamado desde chico: Ray Charles, Marvin Gaye, James Brown Me fui enviciando hasta que descubrí que no era una afición pasajera. Y de lo que se escucha se cría', suelta.

Nacido Fernando Gabriel Echave, 'el Queco para los amigos', fue convertido en Gecko por los paladares de otros amigos (ingleses). El apellido de guerra fue 'un homenaje a muchos Turner'. Canta sobre todo en inglés porque 'es lo que le va a esta música'. Y mezcla idiomas, ya que no olvida el castellano para los toques flamencos, ni el portugués si lo que suena es una bossa nova. 'Aprendí inglés en el colegio. Luego, cuando acabé la mili tiré para Londres y me di cuenta de que no tenía ni puta idea'. Pero había ido a Inglaterra a buscarse la vida y eso fue lo que hizo: en lugar de las dos semanas programadas se quedó un año: 'Un aprendizaje enorme'. Ahí cimentó su estilo.

'Me fui a Londres convencido de que sabía inglés y no tenía ni puta idea'

Acaba de editar Gone Down South (LoveMonk), su tercer disco, después de Guapapasea (2002) y Chandalismo ilustrado (2006). 'He tardado demasiado en sacar disco por cuestiones personales', se excusa. 'Se me ocurrían ideas y las anotaba, pero me desenamoraba enseguida de las canciones, que quedaban en bocetos inacabados. Hasta que me puse a darles forma'. Lo que salió es 'puro soul con sabores afroamericanos variados'.

'Puro soul', dice. Por eso, Gecko Turner es más conocido en el extranjero que en su tierra: 'El fan del soul es minoritario aquí', reconoce. 'Sé que muy pocos frikis lo hacemos y que, por el mismo motivo, es poco el público. Pero muy fiel, ¿eh?'. Su personal estilo fue encasillado en una categoría nueva: 'Afromeño', proclamaron los medios de su tierra. Él lo acepta resignado: 'Ya se sabe, el mundo de la etiqueta es insondable', bromea.

'Internet es brutal, he dado con gente interesante sin moverme de casa'

Este disco tiene fuertes acentos foráneos. 'He viajado, he trabajado con gente y en ambientes que si no te mueves nunca los conocerás: hay que estar abierto a que te pasen cosas'. Uno nunca estará en el lugar adecuado en el momento adecuado 'si se queda en casa fantaseando y fumando porros'.

Sin embargo, incluso ahí, en esas tardes eternas que se pasan volando, con el portátil en la panza y estirado en el sofá, ocurren cosas: 'Internet es brutal', admite. 'He dado con gente interesantísima sin moverme de casa. Colaboré en un disco de Brenda Boykin. Aluciné cuando oí esa voz tan grave, esa intensidad Fue un lujo'.

No tuvo problemas en ceder sus temas a otra voz. Si incorpora a las tres voces guineanas, es porque le gustan más que la suya para según qué temas. El resultado son conciertos auténticos, sinceros. 'Nuestro directo es lo que nos pide el cuerpo, no nos vamos a traicionar: no salimos al escenario a actuar, salimos a cantar y a transmitir nuestras vibraciones', concluye el músico.