Público
Público

"Stephenie Meyer y Bram Stoker son hermanos de sangre"

Dacre Stoker, sobrino biznieto del autor de 'Drácula', publica su segunda parte oficial, 'Drácula, el no muerto'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Pídeme una ensalada. Cualquier cosa menos hígado'. ¡Pues menudo descendiente de Bram Stoker! Dacre Stoker es el sobrino biznieto del autor de Drácula. Junto al historiador y especialista en el rey vampiro Ian Holt, han escrito lo más parecido a una segunda parte oficial. Titulado Drácula, el no muerto (Roca Editorial), se han basado en las notas originales del autor.

¿Encargo? ¿Ajuste de cuentas? ¿Una cuestión de derechos?

La idea original empezó con Ian Holt. Él tenía ya esta idea desde hace muchos años: escribir un guión cuya premisa era traer a la vida quién era el auténtico Drácula. La idea principal era combinar el príncipe Drácula histórico con el conde drácula de ficción, porque teníamos la sensacion de que en la cultura popular tenía un poco de todo ello. La pregunta era si los dos eramos capaces de combinar estas dos versiones y tener un solo personaje en una sola historia. Ian acudió primero a mi tío, bastante mayor, y él rechazó la propuesta y lo derivó hacia mí. Yo he dado clases, he sido entrenador olímpico... así qeu pensó que igual era lo suficientemente versátil como para empezar con una nueva aventura. Así que el mérito es de Ian. Yo sólo le recordé que iba a tener un Stoker de verdad implicado en la historia, no sólo el nombre.

Las notas personales de Bram Stoker que os sirvieron de punto de partida, ¿son aportaciones suyas?

No, yo no aporté las notas. Fui a un museo en el que estaban albergadas, disponibles para todo el público, aunque nadie lo sabía. Me encantaría decir que las saqué del cajón de casa de la familia, pero no fue así.

¿Qué tipo de cosas has oído durante su vida, en su familia, sobre Bram Stoker y Drácula?

Creo que el hecho de que se sepa tan poco de Bram Stoker y porqué escribió esta historia le hace más atractivo. Él murió antes de que la novela se hiciera famosa. Se hizo famosa por la adaptación teatral y al cine. Así que ningún periodista acudió a él a preguntarle por el origen del vampiro mientras estaba vivo. De alguna manera, es un misterio.

Muchos expertos y estudiosos les encanta tratar de imaginar porqué escribió una novela como Drácula. Su motivación no aparece en ningún lado, ni siquiera en las notas que encontramos en el museo. Era un hombre muy académico, con gran éxito como director del teatro más popular de Inglaterra en su época, el agente del mejor actor shakespiriano de su época. Debía de tener una imaginación muy interesante, porque en su tiempo libre, de vacaciones, se le veía pasear por la playa o en la biblioteca. Según mi familia, ese era el tiempo en el que podía aprovechar para pasar tiempo con su mujer e hijo, y sin embargo, aprovechó el tiempo libre para encerrarse a escribir.

El trauma es un concepto de algo que aparece posteriormente en la vida de uno, mucho después de sufrir algún tipo de episodio trágico. Freud lo pasaría muy bien analizando a Bram Stoker, porque de niño estuvo siete años en la cama, fue un niño muy enfermizo. Y para tratar de procurarle una buena salud se le aplicaba una práctica común por entonces: las sangrías. Le producían cortes para que la sangre saliera, y se le volvía a vendar, pensando que se había librado de la sangre perjudicial. Imagina cómo se sentiría un niño pequeño al que una vez al mes, unas personas le sacaban sangre, lo que le quedaba debilitado y tardaba cuatro o cinco días en recuperar fuerzas. Así durante siete años.

Hay una segunda teoría. También durante esa época, su madre, que era una mujer muy fuerte y capaz, le contaba historias, leyendas irlandesas, de mitología irlandesa, que tiene una larga tradición de asuntos bastantes espeluznantes. Una de las historias reales que le contó era de su propia infancia, fruto de una epidemia de cólera. En aquella época, no se sabía cómo controlar una enfermedad tan infecciosa como ésta. Hay una historia familiar según la cual, Charlotte, la madre de Bram Stoker, los metió en un carromato, tratando de huir de la enfermedad. Estaban sanos y trataban de huir de una población enferma. Hay historias de personas que fueron enterradas vivas porque todavía no se había confirmado su muerte. Quedaba sepultadas vivas, y después se veía que habían tratado de escapar.

La tercera teoría implica a su jefe, el actor Sir Henry Irving, en 27 años, interpretó muchos de los personajes siniestros de Shakespeare: Hamlet, el rey Lear, Mefistófeles. Todos ellos personajes oscuros. Entonces es fácil imaginar que Stoker veía esos personajes y que tuvieron alguna influencia en su Drácula.

A parte de la película de Bela Lugosi, no ha habido ningún proyecto Drácula con el apoyo de la familia. ¿Ha tenido que cumplir alguna imposición, limitación o restricción?

No. De nuevo, los misterios rodean la explicación de porqué se perdió el manuscrito original, que pasó. Cuando Bram murió, Florence, su mujer, tenía un poco de dinero. Lo primero que tuvo que hacer fue luchar contra las películas de Nosferatu, y tuvo que recurrir al gremio inglés de escritores para que la protegieran de abusos. Pasado el tiempo, quedó en bancarrota, sin dinero, y siguió luchando para tratar de conseguir fondos para que se hiciera una u otra versión, para el teatro o cine. Pero no fue hasta que Hamilton Deane y John L. Balderston, que aparecen en el libro, le presentaron un proyecto que sí que aprobó.

A partir de ahí, la obra se hizo muy popular en Inglaterra, en los siguientes cinco o seis años. Y tiempo después, esa obra se vendió a Hammer Films, y luego a Universal. Pero sigue habiendo un misterio: Dean, Balderston y Florence Stoker se repartieron el dinero de la venta a los estudios, pero la familia dice que ella lo vendió necesitada de dinero y no se dio cuenta de que estaba vendiendo los derechos para siempre, no sólo para una película. Esto explicaría porque no hay otros miembros de la familia implicados, porque no ha habido control de la obra. Hammer Films y Universal tenían los derechos.

Además Doubleday, el editor norteamericano de Drácula, mientras Bram estaba vivo, en 1899, de alguna manera, aunque todavía no me ha podido explicar cómo, traspapeló el manuscrito, y al final de su vida ni siquiera tenía derechos sobre la edición americana del libro. Así pues, no había razón para pedir apoyo a la familia o aprobación. Ni siquiera en 1992, Coppola no tuvo que pedir ningún tipo de permiso o autorización.

Es sorprendente.

Es de locos. Cuando yo aparecí, solo quedaban unos 13 miembros de la familia con los que podía comunicarme con correos electrónicos. Cuando les expliqué el proyecto y que Bram iba a aparecer en la historia, que quería demostrar al mundo que no había sido un tipo pintoresco y chiflado, más bien trágico y realista, el resto dijo que adelante. Fue la única aprobación. La única limitación era no hacerlo hortera.

Con este libro, en cierta manera, vuelve a traer a su familia la marca Drácula, que hoy ya pertenece a todo el mundo.

Drácula esta ahora mismo en el dominio público, pero lo estamos trayendo a la familia Stoker. Hemos contratado a un abogado para tratar de hacer artículos con la marca Bram Stoker para recaudar fondos para encargar una estatua en Dublín. No hay una estatua de Stoker salvo en Rumanía, como una atracción turística creada por el gobierno comunista. Aunque Drácula sea propiedad de Universal, los nombres de Bram Stoker y Drácula están vinculados. Y mientras Drácula siga vivo, la gente recordará a Bram Stoker.

El vampiro tiene buena salud: ¿Qué opina de 'Crepúsculo'?

Lo entiendo como un tributo a lo que empezó Bram Stoker. La característica inicial original de un vampiro ha conseguido perseverar, perdurar desde Stoker a Anne Rice, Stephen King, Josh Whedon (Buffy), Charline Harris (True Blood) y ahora Stephenie Meyer. Yo lo veo como que cada uno le ha ido añadiendo algo más a lo que hace característico al vampiro: Rice le añadió el toque de conciencia: ¿debo matar por placer o para alimentarme? Stephen King llevó por primera vez el vampiro a América. Whedon construyó un personaje vampiro femenino, que antiguamente era el que sufría la muerte, y ahora es el que mata.Y, actualmente, la versión actual es la de un vampiro capaz de beber sangre sintetizada de una fábrica japonés. También hay un componente más sexual en True Blood...

Meyer es un genio: aplica el concepto de vampiro a una vida ya de por sí horripilante, como es la vida del adolescente. Y tras haber sido profesor de adolescentes y haber criado a dos, uno se da cuenta de que las dificultades que atraviesan esos dos seres son muy parecidas: el adolescente lucha por encontrar un lugar en esta sociedad. La aceptación. Al mismo tiempo, pueden ser fuertes, invencibles, al día siguiente, son muy vulnerables, como un perro de peluche. Es muy natural que el depredador más adaptable, tanto en teatro como literatura y cine, se adaptara también a estos conceptos y tuviera éxito. Todos estos autores son como hermanos de sangre de Bram Stoker. Cada uno tiene un aspecto más diferente, unos pueden salir a la luz del día, otros no.

Se olvida de Guillermo del Toro, que habla del vampirismo como plaga infecciosa...

Me dieron este libro hace un par de meses, en una conferencia, y no lo he podido leer. Pero me han hablado muy bien. Estoy deseando leerle. Porque el aspecto científico de la sangre es muy interesante para mi. En la ficción se puede jugar muy bien con esta idea, con las cualidades de la sangre. Si nos fijamos en nuestro tipo tradicional de sangre o vemos las enfermedades relacionadas con al sangre: hepatitis, sida, leuciemia, al lo mejor el tipo V de sangre podríamos utilizarlo para bien o para mal. Yo soy muy deportista y soy muy consciente de los esteroides y drogas sanguíneas: se podía ver desde un punto de vista científico, como ha hecho Del Toro, y fantasear con como la sangre de vampiro puede ayudarnos o hacernos mal.