Público
Público

Sting y Elvis Costello debutan en la ópera

Las dos estrellas mundiales del rock participan este jueves en París junto a la soprano española Sylvia Schwartz en la ópera rock 'Welcome o the voice'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos estrellas mundiales del rock, Sting y Elvis Costello, debutarán este jueves en el Teatro del Châtelet de París junto a la soprano española Sylvia Schwartz en la ópera Welcome to the Voice, de Steve Nieve, una oda al amor, a la 'Voz' y, muy en particular, a la ópera.

Es una obra experimental llena de evidentes audacias pero clásica también, prototipo 'emblemático' de los objetivos fijados para el Châtelet por su director, Jean-Luc Choplin, redescubridor en París de la Zarzuela y promotor de espectáculos que reúnen universos a menudo contrapuestos como el cine, la lírica y, ahora, el rock.

La realizadora Muriel Teodori, esposa del compositor y pianista Steve Nieve, escribió el libreto y dirige la escena de Welcome to the Voice, presentada en versión concierto en el Town Hall Theatre de Nueva York en 2000.

Los decorados de este espectáculo, que es también un homenaje al movimiento obrero revolucionario, a la alquimia transformadora y a la fuerza de la sensualidad, son de Bernard Arnould, mientras que Wolfgang Doerner dirige el Ensemble Orchestral de París y del Coro del Châtelet es Wolfgang Doerner.

Sting se unió al proyecto en 2003, cuando el compositor y pianista de The Attractions, el grupo de Costello, coincidió con él en el Rock and Roll Hall of Fame and Museum, de Ohio (EEUU).

La idea de 'experimentar su voz' junto a una soprano encantó al líder de The Police, quien en una grabación hecha en 2007 por Deutsche Grammophon interpreta ya junto a Barbara Bonney el papel de 'Dionysos', obrero metalúrgico hijo de un emigrante griego que descubre la ópera por casualidad, en casa de un primo suyo, al oír la voz de 'Lilly' (Sylvia Schwartz).

 

Éxtasis musical que le lleva a enamorarse perdidamente primero de una 'Voz', con mayúsculas, y luego de su soprano propietaria, para mayor desesperación de sus compañeros sindicalistas y del policía (Elvis Costello), que intenta evitar con éxito parcial la utópica transformación.

Según la también filósofa y psicopatóloga Muriel Teodori la historia 'es extremadamente elemental', sin embargo, al leer la correspondencia que acompañó su preparación, en la que Sting simula ser la reencarnación obrera del 'Dionysos' clásico y escribir al psicoanalista Cal Jung, se percibe una considerable complejidad.

Sobre el escenario las cosas se simplifican con la visita de tres figuras fantasmales, en representación de Carmen, Norma y Butterfly, heroínas de otras tantas tragedias líricas en las que el amor se paga con la muerte y que sugieren siniestras soluciones al dios-obrero-Sting.

Las voces de esos tres fantasmas femeninos son de las sopranos Anna Gabler y Sonya Yoncheva, y la mezzosoprano Marie-Ange Todorovicth.

En el papel de 'amigo' metalúrgico que invita a 'Dionysos' a abandonar su obsesión por esa música burguesa, el cantante del grupo británico Fiction Plane, Joe Summer, aporta una enorme presencia escénica y una bellísima voz, además de ser hijo de Sting.

En el papel principal de 'Lilly', la encargada de enloquecer involuntariamente a Sting-Dionysos es Sylvia Schwartz, de 26 años, en residencia desde hace tres años en la Staatsoper de Berlín y futura soprano de 'Vespro della Beata Vergine', de Claudio Monteverdi, el próximo enero, en el Châtelet.

Al igual que sus compañeros de reparto, la soprano española no abandona la lírica para actuar como tampoco trastocan su respectivos estilos los famosos rockeros.

El objetivo, explicó Steve Nieve es que cada cual dé su 'más bella luz', en ningún caso aniquilar sus características vocales.

Por el momento, Welcome to the Voice podrá contemplarse en París del 20 al 25 de noviembre.

Ante la incógnita de cómo será recibida la obra sus promotores y protagonistas no hacen proyectos, aunque tampoco los descartan, según comentó a Efe Sylvia Schwartz.

De momento, el ensayo general, celebrado el domingo, permite vaticinar un estreno exitoso y abundantes aplausos para todo el equipo, en particular para 'Lilly' y, por supuesto, para Sting, Costello y Joe Sumner.