Publicado: 08.11.2013 07:00 |Actualizado: 08.11.2013 07:00

Suculenta declaración de amor por el cine de terror

'La cabaña en el bosque', ópera prima de Drew Goddard y película de culto antes de su estreno, llega por fin a España. Entretenidísimo cóctel de terror, sátira y comedia con el que sus autores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Drew Goddard, uno de los guionistas de la serie Perdidos, ha hecho uno de los debuts en la dirección más fervorosamente aplaudidos de los últimos años. Su película La cabaña en el bosque se convirtió en un título de culto antes incluso de su estreno. El filme llegó con dos años de retraso por problemas económicos -se rodó en 2009 y se estrenó el año pasado-, pero nada más aparecer se convirtió en una de las tres películas más taquilleras en EE.UU. en su primer fin de semana. Ahora, por fin, aterriza en España. Entretenidísimo ejercicio de análisis del cine de terror adolescente, ingeniosa reflexión acerca de nuestros miedos, brillante cóctel de géneros, enriquecedora autocrítica y lúcida comedia, este trabajo, que no se toma en serio a sí mismo, es, sobre todo, un celebrado amor por el cine de género.

Joss Whedon, el creador de Buffy, cazavampiros, guionista de Toy Story y director de Los Vengadores, y Drew Goddard, guionista de Perdidos, Buffy y Guerra Mundial Z, son los cerebros detrás de la criatura. Productor y coguionista el primero y director y también coguionista el segundo, ambos han creado lo que algunos han llamado ya "un clásico instantáneo". Una obra de culto de la que no se puede hablar demasiado sin perjudicarla gravemente. No se debe contar su argumento, ni desvelar las capas escondidas detrás de él, ni mencionar los niveles por los que transitará el espectador. Sí se puede, porque lo ha hecho el propio director, mencionar que existen "dos mundos, uno hacia arriba y otro hacia abajo".

En el de abajo, las cosas están en manos de dos actores de prestigio -Richard Jenkins (The Visitor) y Bradley Whitford (El ala oeste de la Casa Blanca)-, mientras que en el de arriba, todo se mueve gracias a Chris Hemsworth (Thor), Kristen Connolly, Fran Kranz, Anna Hutchison y Jesse Williams. Intérpretes que con su trabajo plantean preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez, como ¿por qué gustan tanto las películas de terror? ¿qué exige el público hoy de ellas? ¿a qué le tenemos más miedo? ¿qué es una verdadera amenaza? o, enfocando más directamente al género, ¿por qué los personajes siempre van a algún lugar que ya sabes desde el principio que es oscuro y peligroso?

La cabaña en el bosque, una de las películas que contiene los tópicos mejor aprovechados del cine de terror, contesta a varias de estas cuestiones, sobre todo a la última. Y es que los efectos más tópicos y típicos del género funcionan. La demostración más evidente es la propia película que, jugando con los esquemas y elementos más repetidos del terror, consigue chillidos, sobresaltos... y grandes carcajadas.

Asusta y da la risa, una mezcla fantástica que, sin embargo, ha sido un dolor de cabeza para los distribuidores de todo el mundo, que no han sabido decidirse por el público al que va dirigida la película. Devotos del terror y el fantástico le han declarado ya lealtad incondicional, así pues es, evidentemente, un filme para fanáticos de este universo, pero también lo es para entusiastas de la comedia inteligente, para amantes del cine en general... en realidad, para casi todos los públicos.

Con Lovecraft o La cosa, de John Carpenter, en sus orígenes, la película reúne una amplísima colección de referencias cinematográficas, con las que el director explica muchas de las claves del género. Desde Evil Dead o Los extraños (de Bryan Bertino), pasando por el terrorífico payaso de It, El hombre lobo, Hellraiser, Blade o incluso el videojuego Left 4 Dead y su monstruoso obeso Boomer, Drew Goddard y Joss Whedon llegan a Posesión infernal (Sam Raimi), Suspira (Dario Argento) y muchísimas más.

Con ellas elabora un cóctel donde caben terror, fantástico, drama, comedia, sátira y suspense, todo en la medida apropiada y todo para explorar, entre otras cosas, un territorio universal, el de los miedos del ser humano. El temor a que algo malo les ocurra a nuestros hijos es el que abre la galería de los terrores y lo hace con una conversación absolutamente hilarante entre los personajes de Richard Jenkins y Bradley Whitford, dos jefes en su centro de trabajo.

10 sobre 10 es lo que la mayoría de los críticos ha dado a la película, que se ha merecido ya unos cuantos premios: Premio Saturno a la Mejor Película en La Academy of Science Fiction, Fantasy & Horror Films 2013; Mejor Guion, Mejor Actor Secundario (Fran Kranz), Mejor Lanzamiento y Mejor Maquillaje / Efectos Especiales, en Fangoria Chainsaw Awards 2013, y Premio Vincent Koehler a la Mejor Película de Ciencia-Ficción, Fantasía o Terror, en el Círculo de la Crítica de Kansas City 2013. Además, La cabaña en el bosque se incluirá en el parque temático de Universal en Orlando, en la atracción Halloween Horror Nights. Allí habitarán todos los monstruos, las obsesiones, engendros y aberraciones del mundo recién inaugurado de Drew Goddard.