Publicado: 23.06.2014 07:00 |Actualizado: 23.06.2014 07:00

Las superheroínas piden paso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Lo habitual es que estén hipersexualizadas o que no sean muy inteligentes". Quien lo dice es Emily Bett Rickards, protagonista de Arrow, y se refiere al papel de la mujer en la ciencia ficción y la fantasía televisiva. En un encuentro con los medios organizado por Syfy y Calle 13 en colaboración con Antena 3, la actriz que da vida a Felicity en la popular serie estadounidense analizó el nuevo papel que la mujer está tomando dentro del panorama de estos dos géneros en los que se enmarcaría también el de superhéroes. Algo está cambiando, pero aún queda mucho por hacer. Es la conclusión que se desprende de sus palabras. "En un panorama televisivo dominado por personajes masculinos, para mí es un honor interpretar a Felicity. Debería haber más personajes así", reivindica.

Su personaje es una joven sumamente inteligente, muy hábil en cuanto a la informática y la tecnología se refiere y que se aleja de la imagen de 'chica de' a la que acostumbran muchas historias de superhéroes y héroes enmascarados. Un personaje que forma, en cierta manera, parte de ese fenómeno de cuño relativamente reciente dentro de la ciencia ficción y la fantasía que lleva años cocinándose en la literatura, pero también en la televisión y el cine. Aunque los héroes siguen siendo predominantemente masculinos, cada vez son más las heroínas que se acercan a la pantalla.

Las hay de dos tipos. Las que, como Felicity, son un sidekick más del héroe (sirvan como ejemplo del cine y la literatura Hermione Granger en la saga Harry Potter y Annabeth en Percy Jackson) y las heroínas propiamente dichas, esas sobre las que recae el peso de la acción y la salvación del resto. Los casos más notables y mainstream son los de Katniss Everdeen y Tris, protagonistas de Los juegos del hambre y Divergente, respectivamente, y que en el cine tienen los rostros de Jennifer Lawrence y la ahora en alza Shailene Woodley.

Curiosamente, muchas de estas nuevas heroínas son adolescentes, como la protagonista de Los 100, serie de The CW que en España puede verse en SyFy, y que acompañó a Rickards en su visita a España. En esta serie destinada a un público mayoritariamente en edad de ir al instituto, Clarke es la heroína, una chica fuerte, con un sentido de la responsabilidad hiperdesarrollado y que lidera la salvación de lo que queda de la Humanidad. Eliza Taylor, la actriz que le da vida, es de la opinión de que "cada vez hay más personajes femeninos fuertes en televisión, películas y libros y se evoluciona hacia eso".

Idea que no comparte al 100% su compañero de reparto Thomas McDonell (Finn, en la ficción). Reconoce que "las jóvenes empiezan a tener papeles más relevantes y fuertes y no el típico estereotipo", pero no sabría decir si "es algo que está cambiando o una fase porque puede ser una cuestión de estrategia de marketing. Es decir, que quien más lee son las mujeres jóvenes" y de ahí que se creen personajes con los que les sea más fácil identificarse.

Pura estrategia comercial o cambio social, lo cierto es que en los últimos años algo ha cambiado en el panorama de la ciencia ficción y la fantasía. Ya no es tan raro que una serie de este tipo esté protagonizada por un personaje femenino alejado del ideal romántico de Jean Austen o de esa imagen de mujer frágil que espera a ser rescatada por el príncipe azul. No es que antes no los hubiese (el mejor ejemplo de ello es Buffy, cazavampiros, de Joss Whedon), sino que ahora son más notables, más visibles y numerosos. Ejemplos, recientes, hay muchos. Fringe, Revolution, V, Los 100, Believe o, incluso, La cúpula.

Un fenómeno cada vez más extendido que empezó notándose en la literatura y la pequeña pantalla y que poco a poco se ha ido abriendo hueco en el cine de superhéroes. Un género cinematográfico casi exclusivo de ellos en el que ellas empiezan a cobrar entidad propia, protagonismo y dignidad. Quizás hayan sido el séptimo arte y sus aventuras marca DC y Marvel los últimos en subirse al carro. Películas con superheroínas como protagonistas hay muchas, léanse casos como Elektra, Catwoman y Aeon Flux. Pero su principal problema es que ni estuvieron a la altura de calidad ni de taquilla. Fracasos de crítica y público.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte se está viendo como los personajes femeninos cobran mayor importancia en el cine de superhéroes y dejan de ser la típica chica del héroe de pocas luces incapaz de distinguir a su enamorado cuando se pone el traje o cuando se lo quita. El caso más notable en este sentido ha sido el de Lois Lane (Amy Adams) y Gwen Stacy (Emma Stone) en las últimas versiones de Superman y Spiderman. No sólo han dejado de ser damiselas atolondradas y en apuros, ahora son la mejor ayuda del héroe en cuestión. Y lo mismo ha ocurrido con los personajes de Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Mística (Jennifer Lawrence) en las sagas de Los Vengadores y X-Men. Ambas han pasado a un primer plano de la acción, con más protagonismo, más profundidad como personajes y un sector de los fans reclamando un spin-off para ellas.

En la fantasía el mejor ejemplo de que algo ha cambiado es la irrupción de Juego de tronos en el panorama literario y televisivo. En un género donde El señor de los anillos y El Hobbit han sido siempre los mayores referentes, las mujeres respondían a un estereotipo muy marcado. Eran madres, hijas y esposas que se quedan en casa cuidando el hogar. De hecho, la única guerrera, la elfa Tauriel (Evangeline Lilly) que aparece en la adaptación llevada a cabo por Peter Jackson de El Hobbit es un invento del director neozelandés que no se ha librado de las críticas de los más puristas. Entonces George R. R. Martin irrumpió en el panorama con su aplaudida serie de novelas convertida en serie de televisión de éxito Juego de tronos. En la historia de los Siete reinos ellas son las que manejan los hilos. "Es uno de los temas más importantes de Juego de tronos. A George R.R. Martin le apasionan los personajes femeninos y también a los guionistas", sentenciaba Sibel Kekilli (Shae, en la serie) en una reciente entrevista con Público.es.