Público
Público

Superviviente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Director: Danny Boyle
Género: drama / aventuras
Reparto: James Franco, Kate Mara, Amber Tamblyn, Clemence Poesy
Duración: 93 minutos

 127 HORAS

EN SÍNTESIS

Como otros fines de semana, Aaron Ralston decide desconectar de su trabajo, su ciudad y su familia para ir a practicar escalada. En un cañón del estado de Utah sufre un accidente que lo deja inmovilizado y aislado del exterior. Con un brazo atrapado bajo una roca y apenas cuatro enseres de montañista a su alcance, Ralston debe tomar una decisión drástica para garantizar su supervivencia. Mientras se lo piensa, le invaden los recuerdos.

COMENTARIO

Al igual que ‘Buried', ‘127 horas' desarrolla toda una trama en torno a un único personaje que no se puede mover, en este caso encallado dentro de una sima. Pero al contrario de lo que sucede en el filme de Rodrigo Cortés, aquí no se pretende construir un ‘thriller' de máxima intensidad con el mínimo de elementos. Danny Boyle opta por explotar el máximo de recursos para servir un drama de autosuperación física y emocional tan profundo como el charco donde calma la sed el protagonista al final de la película.

Mientras que en el filme de Cortés la cámara no abandona en ningún momento el interior del ataúd, en ‘127 horas' Boyle recurre a la sobresaturación audiovisual, pantalla partida incluida, para que su historia no decaiga y enmascarar así el vacío que contiene. Aunque Ralston esté paralizado, su mente, como la del protagonista de ‘Mar adentro' de Alejandro Amenábar, se permite viajar en espectaculares planos aéreos por encima de grandes paisajes o reconstruir la sensación de sed calcando los tópicos de los anuncios de refrescos. Y, sobre todo, tirar de recuerdos íntimos que le permiten a Doyle pergeñar otra empanada sentimentaloide y determinista al estilo de su anterior ‘Slumdog Millionaire'. Así, la película combina los ‘macgyverianos' esfuerzos para sobrevivir del protagonista con toda una serie de imágenes mentales sintonizadas en el dial de las cosas-que-nunca-os-dije-y-ahora-me-arrepiento. Antaño un tipo duro, ahora Doyle no se atreve ni a ahondar en los momentos de mayor debilidad humana del personaje (esa ‘masturbación interruptus'), a pesar de mantener la tensión de su película sobre la morbosa expectativa de contemplar a su protagonista automutilarse. Por si alguien quiere ahorrarse la entrada, aquí va un resumen del mensaje que quiere transmitir ‘127 horas': no dejen de contestar las llamadas de sus madres y sus novias, que si no algún día van a lamentar de verdad encontrarse solos. Ah, y no compren navajas suizas ‘made in China'. Como el cine de Doyle, su filo ha perdido la capacidad cortante.

CAMINO DEL OSCAR

 Un papel como el de ‘127 horas' es un caramelo. James Franco dispone de toda una película para demostrar su valía como intérprete en uno de esos roles protagonistas que encantan a los académicos de Hollywood. De hecho este ‘one-man-show' de la autosuperación le ha valido una nominación al Oscar, aunque este actor que hizo sus pinitos en el cine en un ‘biopic' de James Dean lo tiene crudo al lado del Colin Firth de ‘El discurso del rey'.