Público
Público

El Supremo condena a Lucía Etxebarría a pagar 18.000 euros por daños al honor

La escritora tendrá que indemnizar a la periodista Teresa Ametlla por haber vulnerado su derecho al honor en diversas manifestaciones públicas difundidas a través de las redes sociales y de su blog.

Publicidad
Media: 3.71
Votos: 7
Comentarios:

La escritora Lucía Etxebarria.- EFE

El Tribunal Supremo ha condenado a la escritora Lucía Etxebarría a indemnizar a la periodista Teresa Ametlla con 18.000 euros por haber vulnerado su derecho al honor en diversas manifestaciones públicas difundidas a través de las redes sociales y de su blog.

Ametlla dirigió un programa de la cadena Telecinco, Campamento de Verano, en el que colaboró Etxebarría en calidad de tertuliana. Precisamente debido a esa circunstancia, considera la sentencia, resultaba fácil identificar a la persona aludida en las publicaciones de Etxebarría, ya que ella la señaló como directora del programa de televisión en el que había venido apareciendo.

Por otro lado, las afirmaciones vertidas en los artículos aludían tanto al entorno familiar de la periodista como a su vida privada y resultaban perjudiciales para la imagen de Ametlla.

El Supremo rechaza que los textos de Etxebarría fueran un ejercicio válido del derecho a la libertad de expresión e información y tampoco acepta, como defendía el abogado de la escritora, que no se identificara a la demandante.

"Los argumentos de la recurrente", dice el Supremo en alusión a Etxebarría, "no pueden ser aceptados, porque está acreditado por la simple lectura de los textos que en ellos predomina la opinión crítica de la autora respecto de una persona, la demandante, a la que, aun sin mencionarla por su nombre y apellidos, identifica por su condición de directora del programa televisivo en el que participó".

En las publicaciones de la escritora no hay "el menor atisbo de creación", ni ofrecen "ningún interés cultural", sino una crítica "desabrida" abundante en expresiones "vejatorias" y revelaciones "íntimas" aparentemente inspiradas en el ánimo de revancha, señala la sentencia.