Publicado: 23.05.2014 14:29 |Actualizado: 23.05.2014 14:29

El Teatro del Barrio revive el duelo entre Bárcenas y Ruz

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Un Bárcenas con semblante serio y actitud a la defensiva se sienta en los banquillos de la Audiencia Nacional frente al juez Ruz. Silencio antes de la tempestad (al menos esas son las expectativas). La estampa es como la de un duelo al más puro estilo del oeste americano, pero sin pistolas. Esto ocurre el 15 de julio del 2013, es el segundo interrogatorio al antiguo responsable de las arcas del Partido Popular para dar cuentas por la supuesta contabilidad en B. Pedro Casablanc (Bárcenas) y Manolo Solo (Ruz), a las órdenes de Alberto San Juan, son los encargados de documentar este momento en el Teatro del Barrio. La obra, Ruz-Bárcenas, se estrena hoy a las 20 horas y estará sobre las los escenarios hasta el 28 de junio.

El texto usado es, tal cual, la transcripción exacta de la sesión de aquel día. "Todo lo que se escucha en la función se dijo aquella fecha en la Audiencia Nacional. Se ha quitado la parte donde interviene el fiscal y los abogados de la defensa para que no sea tan largo, pero no se ha manipulado el contenido de ninguna manera", asegura San Juan. El interrogatorio original dura cerca de cinco horas, esta versión 55 minutos. "En la transcripción de la declaración de Bárcenas al final los protagonistas piden al juez que termine ya con ella porque no pueden más", explica Jordi Casanovas (Barcelona, 1978), autor de la obra.

Casanovas, autor de la versión: "La realidad me parece demasiado exagerada y difícil de creer"Casanovas habla desde su casa de Barcelona mientras se prepara para viajar al día siguiente a Madrid al estreno. Cuenta que se planteó la idea de hacer alguna dramaturgia que tuviera que ver con la política actual y que reflejase todo lo que está pasando. "La realidad me parece demasiado exagerada y difícil de creer. Si hubiese escrito una ficción iba a quedar muy falsa. Decidí que este texto ya tiene de por sí la suficiente fuerza como para ser representada".

Y, en principio, no se equivocó. Ayer, en petit comite, unos pocos privilegiados (no llegaron a la veintena) pudieron asistir a un ensayo con público. La reacción del respetable: bastante positiva. San Juan sacó su batuta de director al comienzo de la función para perfilar aquí y allá, que si las proyecciones se salen del marco o que los actores entran demasiado pronto a escena, por lo demás, como la seda. Aunque todo parecía bajo control, se notaban los nervios previos al estreno y en la sala de espera, una voz, se intuye que conocida del teatro,  (que quedará en el anonimato), espetó por lo bajito en una conversación ajena: "Se nota que queda un día para el estreno, ya está Alberto como una manojo de nervios".

Manolo Solo: "Hemos visto momentos en el que el público se reía, sin carcajadas, pero es genial"Lo cierto es que la respuesta del público sorprendió hasta a los propios actores. En la obra hay un momento en el que el juez Ruz lanza una reprimenda a los asistentes de la sala, tal y como aparece en la transcripción, que coincide con las risas del respetable. Más allá de ese momento, no se esperaban otras situaciones de humor o reacción alguna. "Sin forzar nosotros nada en absoluto hemos visto momentos en los que el público se reía, sin carcajadas, pero es genial", asegura Manolo Solo, actor que hace del juez Ruz e interrumpe Pedro Casablanc, actor que da vida a  Bárcenas, de José Luis Moreno (sale en los papeles de Bárcenas) se han reído muy poco.

San Juan: "Bárcenas tiene una voz muy aguda que no le pega nada y eso no lo hemos querido hacer igual"No existe ningún material visual del interrogatorio original, así que la construcción del personaje se ha basado en documentos gráficos anteriores. San Juan afirma que la idea no ha sido la de imitar a Bárcenas, sino de "ver a dos seres humanos en una situación muy difícil". "Un dato muy poco conocido", explica, "es que tiene una voz muy aguda que no le pega nada, y eso no lo hemos querido hacer igual, de la misma forma que al principio nos planteamos ponerle patillas blancas y finalmente no lo hicimos, porque era menos creíble".  

Lo que interesa del personaje, concluye, es el papel que juega en la sociedad, "que es el del delincuente a sueldo de otros delincuentes mayores". En este momento de la entrevista San Juan se echa hacia atrás en el sofá y reflexiona para finalmente hacer una corrección: "Esto que acabo de decir lo digo a título personal. Como personaje es un señor poderoso que se encuentra en una situación complicada, un miembro de la mafia que cae en desgracia y ahora se encuentra en una situación muy vulnerable", al más puro estilo de Uno de los nuestros, de Martin Scorsese.

La obra forma parte del proyecto del Teatro del Barrio, esta es la tercera parte, la primera fue Autorretrato de un capitalista español, a la que le siguió Marca España. Una seña de identidad de este espacio es la de trabajar, íntegramente, con las transcripciones originales. "Para conocer la realidad que estamos viviendo necesitamos informarnos de forma completa y precisa, no de forma vaga" explica San Juan y recuerda que en una conversación con el economista Juan Torres, este le aseguró que "el día que la gente conozca cómo funciona, pero no de forma vaga, los bancos al día siguiente se terminará la situación, porque es insoportable".

Casablanc: "Es una función muy difícil y muy rara de todo lo que estamos acostumbrados a hacer"Esta manera de hacer teatro pretende mostrar un trozo de la realidad tal cual y fijar la atención en un punto, porque, continúa San Juan, "cuando hay tanta información que además está tratada y manipulada es necesario analizar los hechos sin que nadie los haya interpretado". Para Casablanc esta obra es todo un reto: "Es una función muy difícil y muy rara de todo lo que estamos acostumbrados a hacer. Estar quietos ahí durante una hora con un texto complicado no es sencillo".

Para su autor, Casanovas, lo interesante de la función está en el duelo entre ambos personajes. El primero por medir al máximo sus palabras en un discurso que se antoja muy bien preparado y el segundo por buscar la trampa. "Ambos son muy inteligentes en la batalla. El público disfrutará del juego y la tensión pero lo que queremos es que finalmente reflexionen". Una oportunidad de observar, realmente, o de forma aproximada, en boca de los protagonistas, un trozo de la realidad que refleja la casta de poderosos que se pasea por nuestro país y la forma de trabajar de los que están obligados a luchar contra los que se aprovechan de su posición. Un texto para meditar y para mejorar nuestro criterio.