Público
Público

Telescopios para buscar en la memoria

Patricio Guzmán presenta en Pamplona su documental 'Nostalgia de la luz'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Arriba, en el cielo, está el pasado remoto: las estrellas que vemos nos hablan del pasado. Abajo, en el suelo, están las capas de historia humana y geológica: la tierra seca del inmenso desierto de Atacama (Chile) conserva el pasado casi intacto. En su documental Nostalgia de la luz, el prestigioso cineasta chileno Patricio Guzmán enlaza tres formas de arqueología: la de los astrónomos, que mirando a las estrellas se preguntan por el origen del universo; la de los arqueólogos, que buscan rastros de las culturas precolombinas en el desierto; y la de las mujeres que siguen buscando a sus familiares desaparecidos en el desierto durante la era Pinochet. 'En Atacama, el desierto mismo es un gran cofre, es un país del pasado', decía ayer Guzmán a Público desde Pamplona, donde acaba de arrancar el Festival Punto de Vista.

La memoria de Chile, ese material frágil con el que Guzmán lleva trabajando cuatro décadas en documentales esenciales como La batalla de Chile, funciona en esta película en esa triple dimensión. Guzmán se pregunta cómo el país que aloja los telescopios de mayor alcance del mundo (los que son capaces de mirar más lejos entre las estrellas y por tanto más lejos en el pasado del universo) no es capaz de encarar su pasado reciente. La metáfora funciona: el filme es una poderosa reflexión filosófica sobre el pasado. 'No se puede vivir sin trabajar la memoria, es un síntoma de civilización apunta. El gran repunte de la memoria que ha habido en los últimos 20 años tiene que tocar más profundamente a Chile y a España y movilizarlos'.

Con este filme poético y a la vez honesto con la realidad, místico y profundamente enraizado en la historia material y humana de Chile, Guzmán ganó el premio al mejor documental de los Premios de Cine Europeo, además de haber recibido una mención en el pasado Festival de Cannes. Sin embargo, no fue fácil sacarlo adelante. 'Cuando presentaba el documental a las televisiones, me miraban como a un loco. ¿Un ensayo filosófico sobre el pasado? Hoy en día las cadenas no corren riesgos. Estamos pasando por un periodo muy malo', estima.

La memoria está pasando por un serio aprieto y como recuerda Guzmán: 'Un país sin documentales es como una familia sin álbum familiar'.