Publicado: 04.05.2015 08:45 |Actualizado: 04.05.2015 08:45

El tenebroso mundo de 'Penny Dreadful' se vuelve aún más oscuro

La serie auspiciada por J. A. Bayona regresa este lunes con más protagonismo para el personaje de Josh Harnett y el doctor Frankenstein, ambos como aliados en la lucha contra las fuerzas más oscuras.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5
Comentarios:
El mundo oscuro de 'Penny Dreadful' vuelve con su segunda temporada.

El mundo oscuro de 'Penny Dreadful' vuelve con su segunda temporada.

MADRID.- Segunda temporada. Secundarios que ganan en protagonismo. Y nuevas dosis de mitología fantástico-terrorífica de la mano de Penny Dreadful, que acaba de arrancar en Estados Unidos y este lunes aterriza en Movistar Series con novedades y nuevos hilos argumentales que harán las delicias de los amantes de un género en alza: el terror de criaturas fantásticas, sangre, vísceras y sustos.

(Nota: Este texto contiene spoilers si no se ha visto la primera temporada completa)

Fresh Hell, como se titula el primero de los diez episodios que compondrán la segunda temporada de Penny Dreadful, recoge el testigo donde lo dejó Grand Guignol. Vanessa Ives (Eva Green) ha logrado, en apariencia, desprenderse o controlar al demonio que acecha en su interior. Aún así, los peligros no han acabado para ella. De lo contrario, no habría serie. Un aquelarre la acosa para hacerse con ella y entregársela al misterioso jefe al que rinden cuentas. La señorita Ives sigue, sin que se desvele aún el porqué, siendo el objetivo de las fuerzas del mal, que no cesarán en su empeño.



Ives se mantiene como la verdadera protagonista de esta ficción creada por John Logan ambientada en un Londres victoriano cuya recreación ha acaparado elogios de la crítica. Porque esa ambientación, tan propia del terror, es un personaje más. Una paleta de colores oscuros y predominancia de las sombras que alimenta el misterio y predispone al espectador al susto. Y así seguirá siendo en su regreso a las pantallas.

Hasta ahora Penny Dreadful se había sostenido merced a una impecable interpretación de Green y a la potencia de su personaje. Eran sus dos pilares básicos, que no dejaban de ser el mismo. Sin embargo, en Fresh Hell puede apreciarse que el papel del enigmático Ethan Chandler (Josh Harnett) va a ganar en profundidad y presencia en unos nuevos capítulos en los que se adivina que ambos, Chandler e Ives, estrecharán lazos.

Fue precisamente el personaje interpretado por Harnett el encargado de cerrar en alto la primera temporada y ahora es él quien abre la nueva. Despierta en medio de una auténtica carnicería en la taberna que suele regentar. Los cadáveres se esparcen por el suelo. El mobiliario, volcado. Y sus ropas, empapadas en sangre. Él no recuerda nada, pero sí el espectador, que se vio sorprendido por sus garras y colmillos en una última escena que continúa ahora. En la ficción nadie sabe de su otro yo. Ni siquiera él mismo.

Gana fuerza el personaje de Chandler, pero también el del doctor Frankenstein. Un científico con cara de niño bueno (Harry Treadaway) al que se empieza a vislumbrar una personalidad algo más compleja que la de loco con ganas de jugar a ser dios. A partir de ahora Penny Dreadful, ese caleidoscopio de personajes sacados de literatura clásica de terror, perforará una superficie frankensteiniana que no deja ver lo que se esconde bajo esa fachada por momentos inquietante. La relación de este doctor adicto a la morfina con sus criaturas será una de las tramas de una segunda temporada en la que el personaje creado por Mary Shelley se quitará la careta.

Entre los nuevos personajes destaca la entrada en acción de Hécate (Sarah Greene), hija de Poole, personaje al que muchos recordarán como Madame Kaly (Helen McCrory) y que en el arranque de la segunda temporada se ha desvelado como una auténtica fuerza del mal dispuesta a todo para hacerse con el alma de Ives. El duelo entre las teóricas fuerzas del bien y del mal continúa sin que el resto del Londres victoriano se percate de lo que ocurre a su alrededor.