Publicado: 17.12.2014 08:49 |Actualizado: 17.12.2014 08:49

Termina 'El Hobbit', comienza la batalla

Peter Jackson pone punto y final a la trilogía sacrificando la emotividad por el espectáculo. La película podría superar los 817 millones de euros de recaudación de la primera entrega

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
La última batalla de 'El Hobbit'

La última batalla de 'El Hobbit'

La última parte de El Hobbit, con la que Peter Jackson se despide del mundo de J.R.R. Tolkien después de más de una década, adelanta su llegada a los cines a este miércoles con el objetivo de monopolizar los estrenos de la semana, que llegarán a las salas el viernes, y de superar las cifras de su primera entrega.

Después de El Hobbit: Un viaje inesperado y El Hobbit: La desolación de Smuag, estrenadas en diciembre de 2012 y 2013, respectivamente, El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos, asalta este miércoles las salas con una historia que tiene lugar 60 años antes del icónico El señor de los anillos.




El filme intentará superar los 817 millones de euros de recaudación que consiguió la primera entrega, la más taquillera según los datos de la web especializada Box Office Mojo, ya que, como indicó Jackson, hay posibilidades de que esta sea "la mejor de las tres películas".

En esta ocasión, el cineasta ha vuelto a contar con algunos de los mismos actores que participaron en las entregas anteriores de la trilogía: Martin Freeman, Richard Armitage, Evangeline Lilly, Luke Evans, Ian McKellen y Orlando Bloom.

La trama gira en torno a Bilbo Bolsón (Martin Freeman), que terminará la aventura que emprendió en su inesperado viaje junto a la compañía de Thorin Escudo de Roble (Richard Armitage) para intentar recuperar la Montaña Solitaria, el reino perdido de los Enanos, del que fueron expulsados por el dragón Smaug.

Jackson pone fin a casi 8 horas de imágenes de la forma más espectacular posible, con una batalla épica, intensa y muy bien rodada pero tan larga que el resto de la historia que cuenta esta tercera entrega se queda en una mera anécdota.

Jackson apuesta por
el más espectacular  pero, por otro lado, menos sorprendente de los finales


Para acabar con el capítulo Hobbit, Jackson ha puesto en pie la más apabullante y estética de las batallas de la Tierra Media, con un espectacular despliegue de efectos especiales y un trepidante montaje que se detiene con minuciosidad en las luchas individuales de los principales protagonistas con sus enemigos.

Pero que pierde intensidad en las escenas más multitudinarias, que se reducen a planos cenitales en los que brilla por encima de todo el atuendo dorado de los elfos y sus largas melenas rubias sobresaliendo de sus cascos.

Jackson ha sacrificado la emotividad por el espectáculo, lo que hace que las pocas escenas que no son de lucha, destaquen más.

Casi veinte años después de comenzar a trabajar en las obras de Tolkien, Peter Jackson cierra las dos trilogías y lo hace con el más espectacular pero también el menos sorprendente de los seis largometrajes que ha realizado, lo que no quita valor a un esfuerzo titánico que ha supuesto un cambio radical en las películas del cine fantástico.