Publicado: 23.04.2015 20:58 |Actualizado: 24.04.2015 07:00

'The Affair': Así se gestó la serie que se impuso
a 'Juego de tronos'
y a 'House of Cards'

Hagai Levi, creador de ‘The Affair’, cuenta cómo ha sido el proceso artístico para dar vida a una historia narrada desde puntos de vista distintos y lo que supone ganar el Globo de Oro.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Una escena de 'The Affair'.

Una escena de 'The Affair'.

MADRID.- "Odio la palabra formato". Así de categórico se muestra Hagai Levi al preguntarle en un encuentro organizado por el Sindicato de Actores ALMA cómo surgió la idea de The Affair, serie galardonada con el Globo de Oro en su pasada edición y que en España puede verse en Movistar Series. A este israelí de 42 años no le gustan los clichés ni las comparaciones y lo deja claro dese el inicio de la conversación. “Lo que me planteé es: ‘¿Cómo puedo contar la historia de una forma diferente? ¿Qué puedo hacer que sea distinto?’”.

El resultado fue una serie con un planteamiento (obviemos la palabra formato) que se distancia del habitual. Sí, se parece a True Detective en la idea de que una investigación policial canalice la historia y que sus dos protagonistas principales cuenten, a modo de flashback, lo sucedido durante el periodo que se investiga. Hasta ahí los parecidos.



The Affair plantea temas muy distintos. Habla de la familia, del matrimonio, de cómo superar una tragedia, del cómo te ven los demás y cómo se ve uno a uno mismo, de las expectativas, de la pasión y, por supuesto, de la infidelidad. Temas todos ya tratados una y mil veces. La diferencia está en la forma de contarlo, desde dos puntos de vista, el de él (Noah, Dominic West) y el de ella (Alison, Ruth Wilson). Sobre cómo surgió la idea de contar así esta historia de infidelidad cruzada con un asesinato, Levi se piensa bien su respuesta: “Creo que cada historia tiene una forma específica de ser contada”. Y la de The Affair era esta, con dos puntos de vista en el que los hechos son relatados de forma diferente, con unas, a veces ligeras y otras veces profundas, diferencias.

Hagai Levi. /DANIEL ARRANZ

Hagai Levi. /DANIEL ARRANZ

Hagai Levi: “Lo importante es entender el porqué los protagonistas cuentan las cosas de distintas formas. No es qué ven distinto, sino porqué lo perciben distinto"

Construir este engranaje no fue una tarea sencilla. Cuenta Levi, quien trabajó junto a Sarah Treem, que tenían una pizarra dividida en dos (Noah dice/Alison dice) en la que iban apuntando los puntos de la trama importantes y las diferencias en cada versión. Cada episodio aborda desde los dos puntos de vista unos hechos que no son siempre los mismos. Es decir, que lo que difiere de una historia a otra es la parte compartida entre Alison y Noah. El resto de hechos, si no están implicados ambos, solo se conocen a través de la versión del implicado. “Lo importante es entender el porqué cuentan las cosas de distintas formas. No es qué ven distinto, sino porqué lo perciben distinto. Es importante que el espectador no tuviese la sensación de que mentían, sino que se trataba de distintas percepciones de una misma realidad”, explica Levi, quien reconoce que quizá en algunos momentos se les fue de las manos.

"La verdad objetiva existe"

Decía el tráiler de Perdida, de David Fincher, que toda historia tiene tres versiones: la de él, la de ella y la verdad. En The Affair solo hay dos, la de Noah y la de Alison. “No he visto Perdida, pero es interesante porque la idea inicial en cada episodio era contar la versión de ella, la de él y luego una visión algo común”. Sin embargo, añade, “no creo que The Affair esté buscando dar una verdad. Existe, pero no estoy seguro de que sea interesante contar en este contexto la verdad objetiva porque la historia que se está contando es el porqué cambia esa verdad”.

Levi: “No queremos mostrar la verdad como tal, pero al mismo tiempo odio cuando la gente dice que no existe una verdad objetiva"

Los autores, obviamente, la conocen, pero según Levi, es posible que esta nunca llegue al espectador y que sea este quien, a través de los testimonios que se muestran en la serie (que en su segunda temporada ampliarán más allá de Noah y Alison), deba construirla. No se dará la verdad objetiva, pero no porque no se dé. Contra la creencia popular de que esta no existe, Levi se revela: “No queremos mostrar la verdad como tal, pero al mismo tiempo odio cuando la gente dice que no existe una verdad objetiva, que todo es relativo. No lo creo, en la vida, en la serie”.

“No te compares con nada ni nadie”

“Lo único que me ayuda a afrontar la página en blanco es caminar. Cada mañana enciendo el ordenador, miro lo último que escribí y me voy a caminar durante una hora"

Uno de los mayores miedos de quienes se dedican a la escritura es la página en blanco. Cómo afrontarla. Ese miedo a no tener nada que contar o tenerlo, pero no saber cómo hacerlo. Le pasa a Noah, el personaje al que da vida Dominic West. Un profesor universitario que aspira a ser novelista y que debe vivir bajo la sombra de su suegro, el escritor de best-sellers. Noah toma distancia nadando. Cuando no es capaz de escribir, se tira a la piscina. ¿Qué hace Levi? “Lo único que me ayuda a afrontar la página en blanco es caminar. Cada mañana enciendo el ordenador, miro lo último que escribí y me voy a caminar durante una hora. Cuando comienzo a andar todo me parece mal, una basura, lo odio, no encuentro soluciones… Son cosas químicas que pasan en tu cabeza, no lo sé. Luego vuelvo y escribo dos páginas, pero no más”. Y eso, reconoce, le pasa a menudo. Más aún ahora que está trabajando de cero en una película. “Es un infierno, me enfrento a la página en blanco cada día”, lamenta.

Es algo habitual en quienes tienen en la palabra su principal herramienta de trabajo, como el compararse con otros autores. “Lo más difícil que he descubierto es tomar distancia y dejar de pensar que quiero estar al nivel de esto que he visto. Tengo que decirme a mí mismo: ‘Para, es tu creación, no lo compares con nada más’. Y me río andando por la calle diciendo, ‘para’. Sigue tu instinto y no te compares con nada ni nadie”, profundiza a modo de consejo a sus colegas escritores y a él mismo.

“El único significado del éxito para mí es que te hace más sencillo tu próximo proyecto, te abre puertas y te da más libertad"

The Affair ha sido todo un éxito por lo que cuenta, pero sobre todo por cómo lo cuenta. Lo que hace que ahora, muy probablemente, Levi sea ese autor al que otros les gustaría parecerse. Dice que “el único significado del éxito para mí es que te hace más sencillo tu próximo proyecto, te abre puertas y te da más libertad. También es verdad que podría ser rico si aceptase muchos de los proyectos que me llegan, pero también te digo que no sería feliz y no estaría haciendo las cosas bien”.

La charla llega a su fin no sin antes preguntarle cómo se siente al haberle ganado la partida a series como Juego de tronos, Downton Abbey, The Good Wife y haber dejado sin Globo a House of Cards, que sigue esperando el suyo. “Nunca las he visto. He oído hablar de ellas, así que no sé que significa haberles ganado. He visto dos minutos de alguna, pero no me gustaron especialmente. Ganar un premio está genial, pero a la mañana siguiente es otra vez la página en blanco”, se sincera con una sonrisa.