Publicado: 15.10.2015 14:42 |Actualizado: 15.10.2015 23:47

“¡Toma ya, Neil Armstrong!”

Ridley Scott abandona a Matt Damon en el planeta rojo, en la película ‘Marte (The Martian)’, cine de entretenimiento del bueno, en el que se apuesta muy alto por el humor
y por la ciencia. Jessica Chastain, Jeff Daniels y Chiwetel Ejiofor completan el reparto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
scott

Matt Damon varado en el planeta rojo.

MADRID.- Antes de que Stephen Hawking advirtiera de que “la raza humana tendrá que salir de la Tierra si quiere sobrevivir” y antes, incluso, de que el robot espacial Curiosity y la sonda MRO de la NASA detectaran pruebas casi definitivas de que en Marte hay agua salada líquida, el cineasta Ridley Scott ya había enviado al espacio al actor Matt Damon, justamente al planeta rojo. Es, por supuesto, parte de una ficción, Marte (The Martian), un trabajo de puro entretenimiento, pero que se ha construido sobre algunas realidades científicas.

Drew Goddard: "Creo que el hombre llegará a Marte en la década del 2020, en una larga misión de ida y vuelta"

Adaptación de la novela de Andy Weir –un experimento publicado por entregas en internet que se comenzó a vender como libro en Amazon a 99 centavos y se convirtió en un best-seller-, la película del británico está ambientada en un futuro muy muy próximo, dentro de quince o veinte años. "Creo que el hombre llegará a Marte en la década del 2020, en una larga misión de ida y vuelta. Y estoy seguro de que el mundo volverá a mirar al espacio con la misma pasión que durante la era lunar", ha dicho Drew Goddard, el guionista de la película, y uno de los cerebros del género en el nuevo Hollywood.

Director de La cabaña en el bosque, película de culto antes incluso de su estreno, y autor de varios capítulos de dos series emblemáticas —Buffy Cazavampiros y Perdidos—, Goddard ha sabido trabajar a favor del actor protagonista, Matt Damon, sin duda el mayor acierto de esta producción. Juntos han colocado esta historia, que carece del alma y de la profundidad de los dos grandes títulos de ciencia-ficción de Scott —Blade Runner y Alien, el octavo pasajero entre el buen cine de evasión. Marte (The Martian) solo emociona por momentos, pero lo pasas en grande viéndola.



La sartén por el mango

Damon aquí es el astronauta Mark Watney, un botánico e ingeniero mecánico, miembro de un equipo enviado a Marte por la NASA. Tras una violenta tormenta, sus compañeros le dan por muerto y abandonan el planeta. Pero Watney ha sobrevivido y ahora tendrá que hacer acopio de todo su conocimiento y su ingenio para intentar sobrevivir. “Él tiene el conocimiento para encontrar maneras de sobrevivir, pero el tiempo trabaja en su contra. Piensa que pueden pasar de tres a cuatro años antes de que sea posible su rescate. En confrontaciones del hombre frente a la naturaleza, es ésta la que tiene la sartén por el mango", ha dicho el actor, que, como el resto del equipo se puso en manos de James L. Green, director de Ciencia Planetaria de la NASA, para todos los temas científicos.

Matt Damon: "En confrontaciones del hombre frente a la naturaleza, es ésta la que tiene la sartén por el mango"

Consejos que no se tuvieron en absoluto en cuenta en un par de detalles importantes. Para empezar, la feroz tormenta que provoca todo sería imposible en un planeta con una atmósfera tan ligera como Marte y el personaje no podría caminar como lo hace Damon en el filme, ya que la gravedad allí —una tercera parte de la Tierra— le obligaría a ir saltando. Minucias para una película de aventuras como las de antes, donde lo importante es la apuesta por el ser humano, por su espíritu de supervivencia, por la ciencia… y donde el humor es una de las armas fundamentales para la victoria. “¡Toma ya, Neil Armstrong!”.

Subgénero Marte

No es la primera vez que Matt Damon se queda solo en el espacio. En Interstellar, de Christopher Nolan, interpretaba a un astronauta, Mann, que también quedaba atrapado y solo en un planeta lejano. De hecho, el actor estuvo a punto de dar calabazas a Ridley Scott precisamente por ello. “Podría ser raro que después de tomarme más de un año libre interprete a otro tío varado en un planeta", le dijo al director, aunque, según ha relatado en varias ocasiones el actor, el cineasta le contagió “en segundos” su entusiasmo por el proyecto y aceptó.

Tampoco es la primera vez que una película cuenta la historia de un astronauta que se ha quedado solo en Marte. En 1964, Byron Haskin firmó la adaptación libre al cine de la novela de Defoe e hizo Robinson Crusoe en Marte, donde un hombre, tras la muerte de su compañero, quedaba solo en el planeta rojo.

Un planeta que ha dado bastante juego en el cine. Doug Quaid se iba a Marte a descubrir qué había pasado realmente con sus recuerdos, entre los que estaban los de unas fantásticas vacaciones en esa tierra roja. Arnold Schwarzenegger dirigido por Paul Verhoeven se convertía aquí —Desafío total (1990), adaptación del relato de Philip K. Dick— en un magnífico personaje de ciencia-ficción.

Otra misión partió hacia Marte en Planeta rojo (2000), de Antony Hoffman, con Val Kilmer y Tom Sizemore en los papeles principales; John Carpenter montó su personal aventura de terror allí en Fantasmas de Marte (2001). Incluso Abbott y Costello van a Marte (1953).
Pero no siempre ha sido provechoso este viaje por el espacio. Brian de Palma se llevó algunas de las peores críticas de su carrera con Misión a Marte (2000), donde contaba la aventura de un equipo de astronautas que viajaba para rescatar la primera nave tripulada que partió al planeta y de la que no se sabe nada.

Andrew Stanton, director de Buscando a Nemo, WALL-E y Bichos, firmó hace tres años John Carter, relato de un soldado de la guerra de Secesión trasladado misteriosamente a Marte, que tiene el récord de ser la película con más pérdidas de la historia del cine.

Mientras tanto, la Tierra sigue esperando y no pierde la esperanza. Una vez más se ha anunciado la intención de llevar al cine las soberbias ‘Crónicas marcianas’ de Ray Bradbury, aunque aún todo son secretos en torno al proyecto.