Público
Público

Toronto humilla la crisis

El festival canadiense, que estrena una sede apabullante, atrae a estrellas de Hollywood

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La cercanía entre la Mostra de Venecia y el Festival de San Sebastián ha provocado tradicionalmente ciertos nervios. ¿Hay sitio para dos festivales seguidos de categoría A?, se preguntaban algunos. Sí, había sitio, pero con apreturas. Pero quizás eso era antes de que se colara entre medias el Festival de Toronto y convirtiera el mes de septiembre en una guerra festivalera total.

La muestra de cine de Toronto, que arrancó el jueves y durará hasta el próximo día 18, pese a no tener competición, se ha convertido en el gran mercado del cine que veremos en las pantallas los próximos meses.

Una de las claves del tremendo crecimiento de Toronto es que las majors hollywodienses han ido cogiendo la costumbre de saltarse la Mostra de Venecia y estrenar directamente sus películas en la ciudad canadiense, que está a menos de dos horas de vuelo de Nueva York. Tienen sus motivos: les sale mucho más barato; en concreto, la tercera parte de lo que se gastarían viajando a Venecia, según cálculos publicados en la prensa italiana.

Mañana, frente al recorte presupuestario de la Mostra, se inaugurará en Toronto la nueva sede del festival, elTIFF Bell Lightbox, un apabullante edificio de cinco plantas situado en el centro de la ciudad y que ocupa una manzana entero. ¿Su coste? 154 millones de euros. Sí, la casa por la ventana. 'Me siento como si estuviéramos a punto de entrar en órbita', ha dicho Piers Handling, presidente y codirector del festival. El TIFF Bell Lighbox es mucho más que un complejo para un festival de diez días. Es un gigantesco centro cultural.

¿Y qué hay de las películas? Toronto estrenará la última y esperadísima obra de Clint Eastwood, Hereafter, y el último filme de Robert Redford, The conspirator. Y Danny Boyle, tras arrasar en los Oscar con Slumdog Millionaire, intentará volver a ganarse el favor del público con 127 horas.

Además de que Woody Allen, Nicole Kidman, Marion Cotillard, Hilary Swank, Helen Mirren, Robert De Niro, Jennifer Connelly se dejarán ver por aquí, donde también habrá sitio para el cine español, con las últimas películas de Álex de la Iglesia, Icíar Bollaín o José Luis Guerín. De lo que se trata es de abrir mercado.