Público
Público

Eurovisión Triunfo histórico de Portugal en una Eurovisión que da la espalda a España

La balada íntima de Salvador Sobral se hace con la victoria en el festival europeo de la canción, mientras la apuesta surfera de Manel Navarro queda en última posición, con sólo cinco puntos.

Publicidad
Media: 4
Votos: 17
Comentarios:

El ganador de Eurovisión, el portugués Salvador Sobral. EFE

Sin sorpresas, siguiendo la línea que marcaban los pronósticos y las casas de apuestas que tenían a Portugal como una de las favoritas, la original propuesta musical de nuestros vecinos ha sido la ganadora del festival de Eurovisión 2017 con el tema Amar Pelos Dois de Salvador Sobral. Una balada intimista, cantada íntegramente en portugués y con una sencilla puesta en escena. El triunfo es histórico, porque resulta la primera vez que Portugal gana este festival, en el que nunca habían superado la sexta posición conseguida en 1996.

Con la friolera de 758 puntos, Portugal se ha impuesto a Bulgaria, con 615 puntos, en un duelo vibrante, fruto del nuevo sistema de votación que ya se estrenó el pasado año y que no otorga la totalidad de los puntos obtenidos por el televoto hasta el final de la gala. Así, Portugal no sólo consiguió ganar la votación de los jurados, sino que sacó más de cien puntos a Bulgaria en ese momento, que quedaba segunda, mientras Suecia aún era la tercera. Italia que partía como la máxima favorita para alzarse con la victoria quedaba momentáneamente séptima. Situación que recordaba a la vivida en la edición anterior del festival con Australia, Ucrania y Rusia.

Pero en cuanto los presentadores comenzaron a desgranar las puntuaciones obtenidas por el televoto, el primero en caerse del podio fue Suecia, que quedó en quinta posición, y seguidamente Italia, quedando sexta, y siendo adelantadas en la clasificación por Moldavia y Bélgica, a la postre tercera y cuarta. El segundo país con mayor puntuación en el televoto fue Bulgaria, con 337 puntos, lo que daba automáticamente el triunfo a Portugal, que conseguía 376 puntos del televoto.

Los pronósticos auguraban una reñida lucha entre Portugal e Italia, pero Salvador Sobral y su balada no tuvo rivales, se puso en cabeza desde la primera votación, obteniendo 18 máximas puntuaciones y siendo votada por casi todos los jurados internacionales.

España queda última

Manel Navarro salió al escenario de Kiev en el puesto 16, tras la actuación de la representante griega y antes de los noruegos; una posición que, en principio, era beneficiosa. Pero las apuestas estaban en contra y los peores pronósticos finalmente se cumplieron. España terminó con cero puntos tras la votación de los jurados internacionales y sólo recibió cinco puntos del televoto. Y el resultado fue demoledor: terminó en la última posición de la tabla.

Técnicamente, la actuación fue correcta y en ese apartado nada falló. Sí que se escuchó alguna nota desafinada en el International Exhibition Center, pero los votos del jurado ya se habían realizado días antes y sus cero puntos a España nada tuvieron que ver con el sonoro 'gallo' que se le escapó a nuestro representante en la recta final de su actuación y que él mismo reconoció inmediatamente.

“Hemos tenido un compañero en el escenario, ha salido un gallito. Nunca me ha salido un gallo en ese trozo y me tiene que salir justo hoy”, confesaba Manel Navarro al finalizar la gala desde el centro de prensa. “Al menos no hemos quedado últimos en el voto del público”, se consolaba.

Pero las redes sociales han explotado después de su actuación y son numerosos los tuits que hacen bromas con el “gallito”. “Creo que hemos hecho un trabajo muy bueno, para irse orgulloso. Me lo tomo bien, tengo que hacerlo así y no hundirme. He disfrutado muchísimo y no me llevo ninguna experiencia mala. He quedado el último, pero me voy con la cabeza bien alta. A lo mejor la canción no era eurovisiva, pero creo que no nos merecíamos una última posición”.

España no recordaba un último puesto en Eurovisión desde el año 1999, cuando la cantante Lydia con el tema No quiero escuchar recibió sólo un punto de Croacia. Ahora es el momento de que la delegación española haga autocrítica.