Público
Público

Tron, a toda máquina

Más que cómic. 125.000 visitantes pasarán para conocer las novedades de sus héroes en papel, cine y consolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de esperar 28 años, acampar durante las últimas 24 horas en las calles de San Diego no es para tanto. Al numeroso grupo de seguidores de Tron (1982) no les importó hacer noche a las puertas del Centro de Convenciones de San Diego para ser los primeros en asistir a la presentación Tron: Legacy.

La secuela de la película que revolucionó el cine de ciencia ficción al introducir por primera vez los gráficos generados por ordenador, ha seguido los pasos de otros films como Avatar, Iron Man o Crepúcsulo y ha utilizado la Feria Internacional del Cómic, la popular Comic Con, como la pista de despegue hacia el taquillazo. Capitaneado por el actor Jeff Bridges, el equipo de la película ha acudido a la cita con los fans al completo: Michael Sheen (Frost/Nixon), Olivia Wilde (Alpha Dog) y Garrett Hedlund (Troy). Son conscientes de que para recuperar los 300 millones de dólares que se rumorea ha costado la película, hay que hacer mucho ruido. El propio Bridges ha reconocido que la feria es 'el lugar perfecto para tener contacto con los fans, ver cuáles son las expectativas que genera la película y sentir su energía'. Además, según Bridges, 'la presión de los seguidores' es la que consiguió que Disney diera luz verde al proyecto, que llegará a salas el próximo 17 de diciembre.

El ganador del Oscar de este año por su papel en la producción independiente Crazy Heart se mostró muy contento por haber participado en la segunda parte de Tron, aunque reconoció que, hasta que no tuvo el guión final en sus manos, dudó que llegara a rodarse. 'Han sido más de 20 años de continuos rumores y ya había perdido la esperanza', aseguró Bridges, que agradeció a los productores que incluyeran a su personaje, el programador Kevin Flynn, en la secuela.

'Ha sido muy divertido jugar con todos esos aparatitos que han creado para la película', bromeó. El equipo mostró su satisfacción al haber participado en la creación de una saga que consideran 'icónica'.

El hilo argumental de Tron: Legacy gira otra vez torno a Kevin Flynn, al que vuelve a dar vida Jeff Bridges. Considerado en su momento el mejor programador de videojuegos del mundo, Flynn desapareció misteriosamente en un universo digital que él mismo creó. Su hijo, Sam Flynn, interpretado por Garrett Hedlund, obsesionado con lo que le ocurrió a su padre, decide investigar una extraña señal que emite un viejo software y termina atrapado en la misma dimensión que su predecesor.

Joe Kosinski, director de la secuela, decidió centrarse 'en la relación entre padre e hijo', por lo que tuvo que 'prescindir de algunos de los personajes que aparecían en la anterior película'. Y se inspiró en el impresionante universo electrónico creado hace casi tres décadas por Steven Lisberger, con la ayuda del dibujante francés Moebius. Aunque ahora se utiliza tecnología 3D.

Kosinski presumió también de contar con una banda sonora compuesta por el grupo de música electrónica Daft Punk y de haber rodado 'con las cámaras diseñadas por James Cameron para Avatar'. Por su parte, Jeff Bridges se mostró contento con su primera experiencia con la tecnología estereoscópica y reconoció que le parece una gran idea 'que los directores busquen nuevas fórmulas para involucrar al público en la película'.

Además de Bridges, medio Hollywood pasará por Comic Con, rodeado de niños vestidos de Transformers o sanguinarios guerrilleros con armas de juguete. Bruce Willis, Stallone y Nicolas Cage presentarán el feria sus próximos trabajos: The Expendables, Red y Drive Angry 3D, respectivamente. Una de las comparecencias más esperadas será el cineasta mexicano Guillermo del Toro, que presentará su última producción, el film de terror Don't Be Afraid of the Dark. Los fans de la Tierra Media le esperan de uñas, tras renunciar a El Hobbit.

Además, las editoriales Marvel y DC Comics celebraran su 75 aniversario copando gran parte de los seminarios, en los que se debatirá sobre Iron Man, X-Men, los secretos de Batman y el futuro de Superman. Los organizadores esperan que cerca de 125.000 amantes de historietas, películas, videojuegos y la televisión harán colas de hasta siete horas para acceder a un evento para el que desde el pasado mes de septiembre ya no queda ni una sola entrada.

Miles de aficionados se han quedado sin entradas y apuran en Internet tratando de conseguir un pase en la reventa. Hay precios de hasta 600 dólares para ver las últimas novedades de sus héroes preferidos. Ellos serán quienes decidan cuál será el próximo éxito, como asegura el legendario creador de comics Stan Lee, que tiene muy claro que 'si los fanáticos asisten al Comic Con y ven algo que les guste, y comienzan a enviar mensajes de texto o publicar cosas en sus Twitter, antes de que lo notes es como un fuego en la pradera'.