Público
Público

Tú eres el quinto Metallica

La banda de Los Ángeles presenta su película 'Trought the Never' en la que se entrelazan imágenes de uno de sus conciertos y una aventura surrealista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un gran escenario central del que salen enormes bolas de fuego, una silla eléctrica colgando del techo, cruces blancas emergiendo de la plataforma, una batalla campal entre policías y un grupo de encapuchados, un jinete asesino con una máscara de gas y los grandes éxitos de Metallica, estos son los ingredientes, tan aparentemente dispares como surrealistas, que conforman ‘Trought the Never', la película del grupo de ‘trash metal'.

James Hetfield, cantante y guitarra, llevaba bastante tiempo rumiando la posibilidad de realizar un largometraje pero no fue hasta el año pasado cuando el grupo de Los Ángeles empezó a gestar el proyecto. Para ello, aprovecharon el último de sus conciertos de su gira para grabar el espectáculo. La banda contactó con el director Nimród Antal, responsable de la última entrega de Depredadores, para desarrollar juntos el proyecto.

La película se podría dividir en dos bloques independientes, aunque relacionados: el concierto, que contiene algunas de sus canciones más emblemáticas, y la historia de un joven llamado Trip, que tendrá la peligrosa tarea de recuperar una mochila con un extraño elemento que la banda necesita. El actor que encarna al protagonista, Dan DeHaan, tendrá por su parte el reto de, sin diálogos, transmitir el desasosiego que experimenta Trip en sus peripecias. Un DeHaan que por su rostro y sus miradas puede llegar a recordar al Leonardo Dicaprio más joven

 

Las escenas de acción funcionan como masa repleta de entretenimiento para empastar las transiciones de canción a canción. Uno hace recuento de escenas y se da cuenta de que al fin y al cabo estamos ante un concierto de Metallica aderezado con dosis de acción e intriga, no ante una película con canciones del grupo. Por ello, el éxito está garantizado para los seguidores de la banda: La visión 3D permite que la espectacular escenografía que despliega el grupo se muestre en su máximo esplendor, dejándonos formar parte de la actuación casi en primera persona -hasta 24 cámaras registraron los movimientos de Lars Ulrich, James Hetfield, Robert Trujillo y Kirk Hammet-. Uno de los momentos más emocionantes llega con el coro de la canción ‘Memory Remains', cantado al unísono por todo el pabellón. La sensación de estar sobre el escenario es uno de los aspectos mejor conseguidos del film.

Sin embargo, si el espectador no es tan fan de la banda y espera un guión desarrollado que sustente la película problablemente salga algo más frío de la sala de cine. La secuencias consiguen mantener en vilo al personal con el clásico recurso del enigma por descifrar, pero la aparición de personajes y la falta de justificación en sus actos destartala su desarrollo.  No obstante, la buena música, la acción y el entretenimiento están garantizados.