Público
Público

La Tuerka Villacañas: "La marca fundamental de la derecha española es no confiar nunca en su propio pueblo"

Pablo Iglesias entrevista en 'Otra Vuelta de Tuerka' a José Luis Villacañas, filósofo y autor de 'Historia del poder político en España'. El programa completo se emitirá el lunes a las 22:00 horas, a través de Público TV.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

Un momento de la entrevista de Pablo Iglesias en 'Otra Vuelta de Tuerka' a José Luis Villacañas

José Luis Villacañas (Úbeda, 1955) analiza en Otra Vuelta de Tuerka la genealogía de los bloques de poder que han dominado históricamente la política en España. En conversación con Pablo Iglesias, desgrana los conceptos clave con los que explica la especificidad de las élites españolas en Historia del poder político en España (RBA, 2014): nación tardía, nación existencial, nación constitucional o revolución sin revolución.

Villacañas, rescata el concepto acuñado por el científico Helmut Plessner que calificó a Alemania de nación tardía. El autor, sostiene que si bien España se constituyó como Estado a partir del Tribunal de la Inquisición, no consiguió constituirse como nación. "Podemos decir que la nación tardía es un síndrome. El Estado español no ha estado nunca en condiciones de configurarse como nación".

La Constitución de Cádiz de 1812, tal y como señala el filósofo, sería un momento histórico representativo de la falta de sincronía entre la nación constitucional y la nación existencial: "la nación que se estaba constituyendo en Cádiz nada tenía que ver con la nación que se levantaba en armas contra los franceses", indica.

En este sentido, Villacañas introduce otro concepto para explicar el mecanismo por el cual las clases populares son capaces de erosionar el poder pero no de asaltarlo: la revolución sin revolución. "Los republicanos vieron muy claro que 1812 fue una ocasión perdida. Creían que con un mínimo de violencia revolucionaria se hubiera impedido un siglo y medio de Guerra Civil". A diferencia de los ideales derivados de la Revolución francesa, en España no existía una revolución activa que promoviese una sociedad civil fuerte.

Villacañas identifica así dos déficits en la historia política española: Por un lado, el fracaso del federalismo que, según el autor, "ha sido una tragedia para este país". Por otro, que "en España las constiuciones se hayan visto siempre como un muro de contención de la democracia".

Sobre las posibilidades de transformación del momento político actual, Villacañas insiste en que "tenemos que evitar por todos los medios una revolución pasiva" hecha por las élites. Por contra, indica que "deberíamos estar en condiciones de influir en la realización de una agenda propia".