Público
Público

Los vanguardistas que la guerra volvió clásicos

El Guggenheim reflexiona sobre la vuelta al orden del arte de entreguerras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La I Guerra Mundial atormentó a los artistas de la vieja Europa en el naciente siglo XX hasta el punto de que la brutalidad bélica los llevó a replantearse el orden de sus creaciones. Fue un fenómeno que se extendió por buena parte del continente, incluso por España antes de sufrir su particular Guerra Civil. Mostrar qué sintieron los creadores de aquel entonces y cómo lo plasmaron en sus obras es el propósito de la exposición Caos y clasicismo: arte en Francia, Italia, Alemania y España, 1918-1936, que a partir de hoy, y hasta el 15 de mayo, acoge el Museo Guggenheim de Bilbao.

Con más de 150 obras de pintura, escultura, fotografía, arquitectura, cine, moda y artes decorativas, la muestra refleja la evolución del arte en ese periodo de entreguerras. En medio de una inédita agitación política y social, muchos artistas sintieron la imperiosa necesidad de buscar orden y se refugiaron en la antigüedad, en los clásicos. Tal proceso suscitó la curiosa aparición de obras que representaban una fusión entre la modernidad y la antigüedad, alejada del cubismo, del futurismo o del expresionismo. Aquello significó un punto de inflexión en la búsqueda de la innovación, que tanto había inspirado a los artistas antes del estallido de la I Guerra Mundial.

Analiza lo ocurrido en Francia, Italia, Alemania y España entre 1918 y 1936

En palabras del comisario principal de esta exposición en el Guggenheim de Bilbao, Kenneth E. Silver, catedrático de Arte Moderno de la Universidad de Nueva York, 'no se trataba de rechazar totalmente lo hecho hasta entonces, sino de integrar algunos elementos' en ese retorno al Renacimiento en Italia, al arte barroco en España o el arte francés del siglo XVII.

La fiebre por la estética clásica, lo que Jean Cocteau denominó le rappel à l'ordre (la llamada al orden), se propagó con rapidez con la implicación de artistas de la talla de George Braque, Otto Dix, Pablo Gargallo, Pablo Picasso, Julius Bissier, Suzanne Phocas, Yves Alix, Giorgio Morandi, Ludwing Mies van der Rohe y Albert Janesch, entre otros.

'Sin Picasso, no se hubiera dado este movimiento', dice el comisario

Aunque, a juicio de KennethSilver, Picasso fue el hombre clave en la extensión de este movimiento de entreguerras. 'Es muy posible que sin él, no se hubiera producido ese renacimiento del clasicismo', aseguró, antes de añadir: 'Los críticos de este movimiento decían que no sabían dibujar, y Picasso dijo que iba a dibujar mejor y más rápido que cualquiera'.

Esta exposición ofrece distintas visiones. Por ejemplo, muestra el impacto que causó la I Guerra Mundial en artistas como el alemán Otto Dix, quien tras luchar en el frente pintó una serie de grabados sobre la muerte y los horrores de la contienda. También se observa un renovado interés de los artistas por el cuerpo a costa del espíritu, según Silver. Un paradigma de ello es la pintura del alemán Albert Janeschsobre deportes náuticos.

Curiosamente, el cuerpo de formas perfectas captó el interés de artistas pegados a los movimientos políticos de izquierdas y derechas. No obstante, esta exposición muestra también la disparidad entre el arte de la izquierda y el de la derecha, al enfrentar en una misma sala lienzos con hombres luchando en las fronteras (Barthel Gilles), obreros cargando pesos (Leo Beuer) y agricultores (Ives Alix), con un busto de Mussolini (Adolfo Wildt).

El comisario explicó que a Mussolini 'le encantaba la idea de Julio César, pero su régimen tenía una estética mucho más liberal de lo que pudiera pensarse. Los italianos de aquella época eran clasicistas, pero también modernistas. Hitler, sin embargo, no lo toleraba'.