Público
Público

Vargas Llosa: "Se lo debo tanto a la Academia sueca como a España"

El flamante Nobel de Literatura cree que no sólo han reconocido la obra de un escritor sino también la importancia de la lengua española y de la literatura latinoamericana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mario Vargas Llosa, galardonado con el premio Nobel de Literatura, manifestó al conocer el fallo del jurado que 'creía que había sido completamente olvidado por la Academia sueca' y aseguró que la noticia le pilló por sorpresa: 'Ni siquiera sabía que el premio se entregaba este mes', afirmó a la agencia sueca TT.

El escritor peruano confesó que no se lo esperaba. 'Hace muchos años se mencionó mi nombre, pero sin que supiera si era en serio o no', dijo desde Nueva York, donde se encuentra dando clases en la Universidad de Princeton.

En una rueda de prensa posterior celebrada en el Instituto Cervantes de Manhattan, Vargas Llosa aseguró que 'este premio se lo debo tanto a la Academia Sueca como a España', donde recibió el apoyo de críticos y editores, subrayó, lo que facilitó según él su difusión mundial. Así, tuvo palabras de agradecimiento para el editor Carlos Barral (que le publicó su primera novela, La ciudad y los perros, en 1963), para su agente literaria y 'amiga queridísima' Carmen Balcells, así como para sus lectores.

'El premio también reconoce la importancia de la literatura latinoamericana', añadió el autor peruano, quien dijo que esperaba que se lo hubiesen concedido por sus méritos literarios, más que por sus ideas políticas.

'El Nobel no sólo reconoce al escritor sino también a la lengua española', insistió el autor de La tía Julia y el escribidor, que la definió como 'enérgica, creativa y moderna'.

'Nunca más tendremos que responder a la maldita pregunta de por qué no le dieron el Nobel'. Esta frase de Alvaro Vargas Llosa, hijo de Mario, resume el espíritu que ha presidido la reacción, unánime en la alegría y admiración, por la concesión del premio más prestigioso de la literatura mundial al literato hispano-peruano.

Su hijo contó que el escritor pensó que 'era una broma' cuando la Academia sueca se lo comunicó, 'ocho minutos antes del anuncio' oficial. El  autor de La fiesta del chivo 'mantuvo la duda hasta el último momento, hasta que se hizo oficial el anuncio', comentó al canal argentino C5N su hijo, quien recordó que 'hace muchos años' alguien, 'al parecer un periodista, se hizo pasar por sueco para anunciarle' que había ganado el galardón.

Además de honrar a la literatura hispanoamericana, Álvaro estimó que  el Nobel supone 'un gran espaldarazo' para las personas que, como su padre, se preocupan por los países 'en los que no hay democracia y libertades públicas o están amenazadas', en referencia a Cuba y Venezuela.


'España me reconoció la nacionalidad y me evitó ser un paria. España no era un país mío y se ha vuelto mío. Lo quiero muchísimo, pero lo que yo escribo es Perú. Soy peruano', subrayó en el Instituto Cervantes de Manhattan Vargas Llosa, quien recordó que el ex presidente de Perú Alberto Fujimori no le reconocía 'como peruano' y le 'quería quitar la nacionalidad'.

El galardonado con el Nobel de Literatura habló de sus ideas políticas y comentó que esperaba que se lo hubiesen dado 'por mi obra literaria, más que por mis opiniones políticas', aunque quiso dejar claro que está 'en contra de las dictaduras y en favor de la libertad'.

'La literatura forma parte de la vida, y la política no se puede erradicar de la vida. Lo que pasa en política pasa también muchas veces en nuestra vida normal. Encuentro normal que la literatura contemple esa dimensión de nuestra vida en sociedad', concluyó Vargas Llosa.