Público
Público

La venta de libros, cuesta abajo

El sector editorial duplicará este año las pérdidas registradas en 2011, cuando se facturaron 2.772 millones de euros, un 4,1% menos que el ejercicio anterior

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sector del libro duplicará este año las pérdidas registradas en 2011, cuando se facturaron 2.772 millones de euros, un 4,1% menos que el ejercicio anterior, según las previsiones avanzadas hoy por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). Un sector que sumará así seis años de decrecimiento, a pesar de lo cual 'está demostrando ser una industria cultural profesional con una fuerte capacidad de iniciativa', ha asegurado el presidente de la FGEE, Javier Cortés, que ha reclamado un reconocimiento tanto del valor cultural como económico por parte de las Administraciones Públicas.

Según el estudio de comercio del libro en España de 2011 presentado hoy, el sector editorial español facturó 2.772 millones de euros en 2011, lo que supone el 4,1% menos que en 2010. Para este año, según la evolución de las ventas hasta el momento, la caída 'estará más cerca del 10% que del 4%', han indicado los editores.

El descenso de la facturación se produjo en todos los ámbitos excepto en los libros prácticos (de cocina, de instrucciones,...), el cómic y en los de texto, estos últimos por una situación coyuntural debido a la renovación de los manuales en cuatro cursos. Gran parte de la contención de la caída del sector se debió en 2011 a los libros escolares, lo que no ocurrirá este año ya que la reforma educativa retrotraerá la renovación de libros, ha asegurado en la presentación del informe el presidente de la FGEE, Javier Cortés. En los últimos cinco años, la facturación ha descendido el 11,2% y el número de ejemplares vendidos se ha reducido el 20,3%.

'Tenemos un problema clarísimo de comercio interior', ha señalado Cortés, que ha pronosticado que en lo que queda de año habrá editoriales tanto de pequeño como de gran tamaño que tendrán 'serios problemas de permanencia'. En este panorama, es el comercio exterior el principal soporte de la industria del libro, ya que las exportaciones crecieron el 5,38% y alcanzaron los 482,44 millones de euros en 2011. Por eso el sector 'trabaja para mantener la actividad exterior', ha explicado Cortés que ha recordado que la industria del libro es la más internacional del sector cultural.

España no es consciente del valor cultural y económico que representan las editoriales españolas en Iberoamérica que, además, cuentan con muchas empresas locales y editan más del 60% de los libros de texto de esos países. 'Si España no lidera la cultura en Iberoamérica, otros vendrán y lo harán', ha advertido el presidente de FGEE.

Por ello, ha destacado la urgencia de una nueva Ley de Propiedad Intelectual ya que, ligada a la mentalidad de la 'cultura del todo gratis', provoca unos niveles de piratería importantes. Además, los editores han reclamado que la fiscalidad se adapte a la digitalización del libro y, respecto a una posible subida del IVA, han considerado que 'atacar' con este impuesto irá directamente en contra del consumo y se constituirá en una especie de 'tributo contra la lectura'.

Durante el pasado año se editaron 83.258 títulos, con una tirada media de 3.441 ejemplares por título y un precio medio por ejemplar de 13,87 euros. La oferta editorial española, según este estudio, cuenta con un catálogo total de 464.981 títulos vivos. En lo que se refiere al libro digital, se facturaron 72,60 millones de euros, lo que representa un 2,8% del total del sector, con un incremento del 3% respecto al año anterior. Pero el aumento mayor se produjo en el número de títulos editados en este formato: un 243,3%.

El libro de bolsillo supuso un 6,7% de la facturación total del sector y alcanzó el 13% de los ejemplares vendidos, situación que podría cambiar este año, ya que se observa un empeoramiento en esa tendencia. Mientras, la literatura infantil sigue sin estar tan afectada por estas caídas como el resto y se mantiene en niveles 'más discretos'.

Las librerías y cadenas de librerías se mantienen como los principales canales de venta y destaca especialmente el descenso del 30% experimentado por los quioscos de prensa.