Publicado: 23.03.2014 13:04 |Actualizado: 23.03.2014 13:04

"Cada vez hay que vivir más en la miseria para ser considerado pobre"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El umbral del riesgo de pobreza disminuye cada año que España sigue en crisis por lo que "cada vez hay que ser más pobre para ser considerado oficialmente pobre", ha clamado el sociólogo y politólogo Albert Sales en su libro El delito de ser pobre. Una gestión neoliberal de la marginalidad (Ed. Icaria). Sales ha detallado en una entrevista que, según la Encuesta de Condiciones de Vida realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de personas en situación de riesgo de pobreza y exclusión social en España era, a finales de 2012, del 21,1% en relación al 21,8% de 2011.

Una pequeña disminución con grandes repercusiones. Como apunta Sales, el ligero descenso de la cifra ilustra que cada vez se debe cobrar menos para situarse bajo los lindares de la pobreza. El politólogo ha puesto el acento en la criminalización que el sistema penal lleva a cabo de esta pobreza, "que se centra en castigar las transgresiones de la norma propias de la marginalidad" con el objetivo de "justificarse ante las clases medias y la gente que vota", alegando "hacer cosas por la seguridad". "El Estado español es el país de la Europa de los 15 que recurre más frecuentemente al encarcelamiento de su población", pero "no hay un problema de seguridad pública en nuestro país", ha asegurado Sales.

Para deslegitimar a las personas sin recursos, "se traspasa la responsabilidad al individuo" achacándole "no ser suficiente trabajador, emprendedor o tener alguna debilidad personal que le impide implicarse en el trabajo", ha matizado Sales. En este sentido, el autor ha denunciado la "sospecha permanente" a la que están sometidas "las personas asistidas por los servicios sociales", a las que se trata como "parásitos que se quieren aprovechar del sistema". El politólogo, que también es profesor de la Universidad Pompeu Fabra y de la de Girona, ha insistido en que "las políticas que se llevan a cabo actualmente de atención a la pobreza" buscan "hacerla lo menos molesta posible", arrinconando en "barrios marginales y zonas de delegación" los problemas que se deriven de ésta.

En cuanto al incremento de entidades privadas de asistencia social, Sales ha alertado de que la ayuda ha pasado de ser "un derecho que puedo exigir a una administración pública" a convertirse en caridad de una organización privada "a la que tienes que estar agradecido". "La iniciativa privada es necesaria, pero el problema es que no es garante de derechos", ha sostenido Sales, quien ha agregado que "estas entidades no tienen la obligación de cubrir todas las necesidades" de los usuarios. El politólogo también ha criticado la "infantilización" que se lleva a cabo de las personas con menos recursos, a quienes se les acusa de no saber "gestionar la propia vida" ni la de su familia.

A la luz del auge de programas televisivos que muestran cómo ahorrar en el hogar, Sales ha asegurado que tratan "problemas estructurales" desde una perspectiva que reitera "estereotipos de clase media", pero que "no se han preocupado por comprender los procesos de decisión personales" que residen tras la problemática. Entre estos motivos, Sales ha destacado la imposibilidad de cocinar caliente por falta de gas, el rechazo a ingresar en una residencia porque no pueden entrar a sus animales de compañía o el no asistir al servicio social asignado por falta de tarjetas de transporte.