Público
Público

El viaje del elefante a la memoria de Argelès

Alberto Morais gana tres premios en Moscú con 'Las olas'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La portadora de la noticia (y de la estatuilla) fue Geraldine Chaplin. 'Alberto, gracias por habernos recordado con tanta sobriedad lo bello que puede ser el cine', dijo emocionada la actriz al entregarle, como presidenta del jurado que era, el gran premio del Festival de Cine de Moscú al español Alberto Morais. El filme Las olas triunfó el pasado fin de semana en uno de los certámenes más antiguos del mundo. El premio a la mejor película, el Fipresci de la crítica internacional y el galardón a mejor actor para Carlos Álvarez-Novoa fueron a parar a una película pequeña y honesta que trata de hablar sin artificios de la memoria dolorosa de la Guerra Civil española.

'Esta no es una película sobre la memoria histórica', aclaró el director Alberto Morais a Público. 'La memoria histórica tal y como está planteada en España trata de restañar las heridas y aquí planteamos que hay heridas que no se pueden restañar', insistió. La película funciona, a los ojos de su director, como 'una crítica a cierta forma de entender la memoria histórica, al empeño de querer hacer una clausura de la memoria a través de la institución, sin ver los casos particulares de personas que han tenido que estar calladas y cuya vida no ha vuelto a la normalidad'.

'Las olas' es 'una crítica a cierta forma de entender la memoria histórica'

El veterano actor Carlos Álvarez-Novoa interpreta a un hombre octogenario que lleva encima una llaga abierta desde hace más de medio siglo. Cuando muere su esposa,el viejo Miguel emprende un viaje desde Valencia hasta el sur de Francia, concretamente a la playa de Argelès-sur-Mer, un lugar que lo marcó cuando era muy joven y en el que los golpes de las olas en la orilla le traen el recuerdo de la muerte y el dolor. 'Se llama Las olas porque es la imagen que tiene en la cabeza el protagonista. En el campo de Argelès, los cadáveres los tiraban al mar y las olas los arrullaban en la orilla', explica Morais, de 35 años.

Para el director, esta es una película sobre un tema apenas tratado en el cine español. 'Es un viaje que aborda una historia muy desconocida, que son los campos de concentración construidos en el sur de Francia antes de la Segunda Guerra Mundial, donde fueron a parar miles de españoles', indica Morais.

Sobrio en la dirección de actores, en la puesta en escena y en la plasmación de las emociones, Morais aspira a continuar la tradición del cine político y poético de sus directores más admirados, como Theo Angelopoulos y Víctor Erice, a quienes dedicó el documental Un lugar en el cine, que supuso su debut cinematográfico. 'Las olas es la puesta en ficción de la declaración de intenciones que fue el documental, la apuesta por un cine que dialoga con el pasado', asegura.

'Los campos de concentración del sur de Francia son aún desconocidos'

A través de carreteras, gasolineras y espacios sin identidad, Miguel irá topándose con una serie de personajes reales e imaginarios. Como la mujer que interpreta Laia Marull, o uno de sus compañeros milicianos que opta por no acompañarlo a aquella playa de Argelès, que fue la última parada de miles de refugiados tras la Guerra Civil. Como un elefante que hace su último viaje al cementerio, Miguel regresa a aquella playa para tratar de mirar esas olas de frente otra vez.