Público
Público

Vic Chesnutt, un músico sobrenatural

"Se ha ido uno de los grandes", dijo ayer Michael Stipe del grupo R.E.M., al conocer el fallecimiento del artista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantautor estadounidense Vic Chesnutt murió el día de Navidad en Athens (Georgia, EEUU) a los 45 años de edad. Aunque en el comunicado oficial de su discográfica no se establecen las causas de su fallecimiento, varios medios de EEUU hablan de sobredosis de un relajante muscular. La cantante Kristin Hersh, colaboradora y amiga de Chesnutt, aludió a un intento de suicidio en un dramático mensaje de Twitter cuando sólo se sabía que el cantautor estaba en coma.

'Se ha ido uno de los grandes. Sus canciones y su historia perdurarán', dijo ayer Michael Stipe, cantante de R.E.M. y descubridor de Chesnutt a principios de los noventa, cuando este tocaba en pequeños bares de Athens tras superar un terrible accidente de tráfico que lo postró en una silla de ruedas a los 18 años.

Stipe produjo los dos primeros álbumes de Chesnutt, donde el músico ya avisaba de que su folk descarnado y punzante con letras deudoras de Whitman y Dickinson no iba a pasar inadvertido. Sus 16 discos, cinco en los últimos dos años, son el testimonio de una voz absolutamente singular. Sólo hay que ver la interpretación que hace del tema Everything I say en un especial de televisión (es el primer resultado en una búsqueda por título en YouTube) para darse cuenta del poder de sus interpretaciones.

La cantante Patti Smith, fan confesa, también se acordó ayer de él: 'Poseía una energía sobrenatural. Estaba totalmente presente y totalmente en otro lugar. Tenía una voz de ángel'.

Chesnutt, que visitó España en varias ocasiones, tocando en pequeñas salas y en algunos festivales, se adelantó a la explosión del folk y el country alternativo de finales de los noventa (Bright Eyes, Ryan Adams, Wilco...). Tenía una legión de fans entre los músicos, que en cuanto podían se juntaban con él para tocar (y aprender) algo. El más apacible y luminoso The salesman and Bernadette (1998) lo hizo junto a Lambchop, mientras que su último trabajo, Skitter take-off, recién salido del horno, lo grabó en compañía de Jonathan Richman, con el que compartió una gira este año.

Su momento de mayor visibilidad llegó en 1996, cuando algunos de sus amigos músicos hicieron un disco tributo (Sweet Relief) versionando sus canciones. Entre otros, participaron Madonna, The Smashing Pumpkins, R.E.M. o Garbage.