Público
Público

Víctor García de la Concha, nuevo director del Instituto Cervantes

"La enseñanza del español debe enriquecerse con la visión americana", anuncia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exdirector de la Real Academia Española, Víctor García de Concha, ha sido elegido nuevo director del Instituto Cervantes, según anunció ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros. El anuncio se produce una semana después de que Mario Vargas Llosa rechazara el cargo.

'Lo que está al fondo de mi nombramiento es la visión de América y de que la enseñanza de la lengua española debe estar enriquecida siempre con la visión americana, y, por tanto, hay que trabajar de acuerdo con ellos', dijo García de la Concha en declaraciones a la agencia Efe.

'El Cervantes tiene como misión la difusión de la lengua española y de la cultura en español, y el Gobierno entiende que ahí tengo una experiencia acumulada muy amplia. Me pareció egoísta por mi parte no aceptar esa propuesta, dado que se entiende que yo puedo servir al país en ese sentido', añadió.

El esquema que ha diseñado el Gobierno para el Cervantes es el mismo que se pensó para el escritor peruano Mario Vargas Llosa.

Es decir, Víctor García de la Concha ejercerá de director del Instituto Cervantes, pero la labor ejecutiva recaerá en una segunda persona que podría ser Rafael Rodríguez Ponga, quien ocupó varias direcciones generales en anteriores ejecutivos del Partido Popular.

García de la Concha recibió el jueves la llamada del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y le pidió unas horas para reflexionar sobre la propuesta. A última hora de la tarde la aceptó.

La propuesta del Gobierno no parece haber quitado el sueño a García de la Concha. Ayer pasó la mañana 'trabajando varias horas en una edición conmemorativa de Mario Vargas Llosa' que están preparando las academias de la Lengua.

Víctor García de la Concha (Villaviciosa, Asturias, 1934) fue director de la Real Academia Española de la Lengua desde 1998 hasta 2010, año en el que abandonó el cargo, tras haber cumplido su tercer mandato, concedido a título extraordinario, ya que lo habitual son dos.

En 1992, ingresó en la RAE como miembro de número, ocupando el sillón con la letra C, y al año siguiente fue nombrado secretario. Durante su mandato potenció la relación con las academias hispanoamericanas de la Lengua Española. Con ellas preparó obras como el Diccionario panhispánico de dudas, la nueva Gramática de la Lengua Española y la nueva Ortografía.