Público
Público

La vida de los recuerdos

El autor de ‘El largo viaje' tardó casi 20 años en excavar en sus recuerdos. España lleva más de 30 sin hacerlo en los suyos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El autor de ‘El largo viaje' tardó casi 20 años en excavar en sus recuerdos. España lleva más de 30 sin hacerlo en los suyos.

Serenar la memoria

Al poco de ser liberado del campo de concentración nazi de Buchenwald trató de escribir sus vivencias y entendió que eso podría ser contraproducente para su salud mental. Necesitaba poder contar la memoria sin angustias. La segunda parte de la terapia de Jorge Semprún arrancó con la redacción de ‘El largo viaje', casi 20 años después de ser liberado del campo. Cuando empezó ‘El largo viaje' todavía era miembro del buró político del Partido Comunista Español y clandestino en Madrid, así que no pensó publicarlo nunca. Era una nueva forma de liberación. Del olvido a la memoria.

Libertad en el infierno

Semprún mantiene que el deportado político sabía por qué era deportado. Para el escritor, el deportado político elige ser deportado, porque podría haberse quedado en casa sin plantear resistencia alguna al régimen nazi y 'esperar a que pasara la tormenta'. Explica que la persecución era contra los resistentes, que él estuvo allí libremente. Ahí la paradoja: 'Estoy preso porque soy libre'.

Político a la fuerza

No poder narrar la experiencia de su deportación le cortaba la posibilidad de ser escritor, porque no podía escribir de otra cosa y prefería no hacerlo por salud. Así que encontró en la política la causa del porvenir. 'En política todo está en el mañana, aunque indefinido', dice. Fue su motor vital hasta que, decepcionado, la abandona. En ese momento, regresa a la carne literaria.

Salir de la desmemoria

Para Semprún hay casos en los que el silencio también es positivo, señalando su propia experiencia. 'Primero, apaciguar la memoria para cerrar una reconciliación nacional', cuenta. Y confirma el espíritu de la Transición española que él mismo protagonizó. 'En España hubo un proceso de transición basado en la amnistía y la amnesia y fue positivo', explica. Sin embargo, el autor insiste desde hace tiempo en que ya es hora de salir de la desmemoria en España.