Público
Público

Aquí se viene a oír música

El Primavera Sound rompe el tópico de juerga festivalera y prioriza la calidad, el riesgo y la independencia de las bandas. Wilco, Pavement, Pixies y Pet Shop Boys son los cabezas de cartel de la décima edición del festival, que a

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Antonio Luque, cerebro de Sr. Chinarro (y nueva promesa de la literatura española), explica a las mil maravillas por qué no suele perderse el Primavera Sound de Barcelona: "La gente que lo programa está muy al corriente de lo que se cuece, esa segunda división de grupos alternativos que es tan interesante. Ves a grupos antes de que logren éxito masivo, como cuando trajeron a Arcade Fire, y siempre rescatan a una vieja gloria que ya no esperabas ver sobre un escenario. Al recinto del Fòrum puedes ir en metro, tienes el mar al lado y la cerveza está muy rica".

Llevando las palabras de Luque a la programación de la edición que se inicia hoy, la décima, encontramos a Atlas Sound, Fuck Buttons, Panda Bear o Bigott en esa "segunda división indie", a The XX, Florence & The Machine y Grizzly Bear como futuribles superventas y a Pavement, Pixies, Lee Scratch Perry y Van Dyke Parks en el papel de viejas glorias. Y así hasta 200 artistas, que componen el cartel más amplio de la historia de un festival que "este año superará su récord de asistencia, hasta una media de 30.000 espectadores por día", según Alberto Guijarro, co-director del Primavera Sound.

El festival espera superar su récord con 30.000 personas al día

La mayoría de músicos y aficionados coincide en que lo más interesante es ver a grupos nuevos. Quizás por eso se lo ha llamado el festival de la letra pequeña y su cartel promocional no destaca a un grupo sobre otro, por mucho que uno se llame Wilco y otro Papá Topo. "Aunque los cabezas de cartel suelen ser fuertes, lo que me llama la atención es esa avanzadilla de grupos que están haciendo cosas interesantes y al año siguiente ya están en boca de todos. Otros festivales son macroespectáculos, mientras que este se asemeja más a una feria de la música", opina Nacho Vegas, que tocó en el Primavera Sound al inicio de su carrera.

Guillermo Astriain, guitarrista de los vascos Delorean, recuerda la actuación de Animal Collective de hace cinco años: "Se los reconocía mucho fuera, pero aquí todavía no habían llegado. Dos ediciones después ya tocaban en el escenario principal. Me flipó aquel concierto".

"Ves a grupos antes de que tengan éxito, como Arcade Fire", dice Antonio Luque

El caso de Delorean es curioso. Acaban de regresar de una exitosa gira por EEUU, donde su dance-rock ha calado hondo en la escena independiente, pero actúan en el Primavera Sound por primera vez. No pocos artistas se quejan de que las bandas españolas, un 25% del cartel, reciben peor trato que las extranjeras: "Los grupos españoles están siempre relegados a la primera hora de la tarde. Esto se podría mejorar, ya que hay veces que un grupo guiri, no tan bueno, disfruta de un horario mejor", lamentan los integrantes de 3Mellizas, que este año debutan en el festival.

El motivo puede ser que año tras año el aumento del público extranjero es considerable. "Más del 40% viene de fuera. Pero el público español también ha aumentado este año", subraya Alberto Guijarro, que no contempla hacer un Primavera Sound gemelo en otra ciudad de España pese a la ascendente trayectoria del festival.

Christina Rosenvinge es otra asidua, ya sea como artista (tocó en 2003 y 2005) o como espectadora. "Aunque tiene una mezcla muy atractiva entre novedades y clásicos, yo voy buscando a estos últimos. Recuerdo especialmente el concierto de Neil Young. Además, lo vi desde el escenario", dice la privilegiada cantante, que este año no podrá acudir aunque le dolerá perderse a Michael Rother, ex guitarrista del legendario grupo alemán Neu!

"Busco a los clásicos como Neil Young", confiesa Rosenvinge

Aunque el pop y el rock dominan el cartel, el Primavera Sound siempre deja pequeños espacios para géneros como el hip hop, la música electrónica e incluso el flamenco. A las actuaciones de Enrique Morente en el pasado se une este año el concierto especial para celebrar el 30 aniversario del disco La leyenda del tiempo, de Camarón de la Isla, que será interpretado por Kiko Veneno, Chicuelo y Duquende, entre otros. Sin embargo, hay artistas que creen que el abanico de estilos se puede enriquecer más. "Echo de menos algo más de música bailable. Para mi gusto hay demasiado grupo shoegazer de los noventa", explica Roberto Castán, guitarrista de Trigger, un trío de dos leoneses y un inglés afincado en Madrid que debuta este año en el evento.

Desde hace unos años, el Primavera Sound colabora con otros festivales y medios ingleses y americanos, que establecen la programación de algunos escenarios. El público puede ver a bandas que difícilmente vendrían a España de otro modo y los grupos, como el caso de los zaragozanos Big City, aprenden: "Es una ocasión casi única en este país de ver lo más granado de la escena indie del momento. Es un festival muy conectado con la escena americana, con la web de Pitchfork y el festival ATP... Es una ocasión única para aprender y tomar nota de muchas cosas".

Lejos de los grandes macrofestivales donde se prioriza la juerga y la diversión, el público del Primavera Sound acude principalmente a escuchar música. El barcelonés Sergi de Diego ha asistido a todas las ediciones desde el 2002 y tiene claro el porqué: "No es un macrobotellón, ni un discotecón con escenarios. Se prioriza la calidad, el conocimiento musical, la actualidad. No es esnobismo tampoco. Es música. Vamos a ver música en directo... y a pasarlo genial". De todos los conciertos que ha visto se queda con "la loca performance del cantante de Les Savy Fav en 2008: disfrazado, desnudo, bailando y corriendo por todo el recinto".