Público
Público

Un visitante tropieza y derriba una escultura en ARCO

Se trata de ‘Practices to suck the world', una obra del artista mallorquín Bernardí Roig valorada en 55.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un desconocido dañó ayer, aparentemente 'sin querer', una escultura del artista Bernardí Roig valorada en 55.000 euros, durante la primera jornada de Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO). El visitante tropezó con la pieza, ubicada en el stand de la galería Max Estrella, que cayó al suelo y rompió parte de su estructura.

Según un responsable del espacio, el artista se desplazará este jueves hasta la feria para reparar los desperfectos causados en la obra, hecha en fibra de vidrio y que ha quedado visiblemente dañada tras caer al suelo. El accidente ha ocurrido a primera hora de hoy, entre las 12.00 y las 13.00 horas, cuando todos los responsables de la galería se encontraban atendiendo a los coleccionistas que se han desplazado hoy a la feria.

Tras escuchar 'un golpe muy fuerte', los trabajadores de la feria han visto cómo la obra de Roig, que actualmente cuenta con una exposición en la Fundación Lázaro Galdiano, se encontraba en el suelo gravemente dañada y, pese a que nadie se ha atribuido el accidente, los responsables de la galería están convencidos de que ha sido 'un accidente' y no ha habido intencionalidad alguna.

Al parecer el incidente se produjo debido a la gran afluencia de público que en ese momento se había congregado en Max Estrella debido a la visita de Norman Foster y su esposa Elena Ochoa. 

La obra de Roig, titulada Practices tosuck the world, es una escultura con forma de maniquí, de 1,65 metros de altura, en posición de pie y con la cabeza orientada hacia el techo, con las manos atadas a la espalda. Los brazos de esta escultura, ubicada en una zona muy transitada del stand, han quedado seriamente dañados y resquebrajados, así como el cuello y gran parte de la espalda.

Varios dedos de ambas manos, una oreja, parte del cuello y otros trozos de la pieza se han desprendido debido al golpe, aunque los responsables del espacio los han guardado para que el artista pueda recomponerla hoy. El seguro contratado por la galería cubrirá los gastos que puedan haber ocasionado los daños.

El incidente en ARCO sucede una semana después de que una joven realizara una pintada en el célebre cuadro La libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix, en el museo de Louvre de Lens en Francia. En ese caso, la joven, 'aparentemente desequilibrada' hizo una inscripción con un rotulador en la parte baja de la derecha de la obra.