Público
Público

¡Que viva la precariedad!

Artistes Escènics organiza ‘Indisciplinas’: 24 horas que "celebran" el mal estado del teatro catalán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo que nos une es que no tenemos nada en común, pero ya no podemos ir por libre'. Es la base de la Associació d'Artistes Escènics (AAE), una agrupación circunstancial de creadores de disciplinas, estilos, generaciones y situaciones laborales diversas, fundada en 2007. Denuncia 'el empobrecimiento de la escena catalana', víctima de la gestión de los teatros públicos, 'la más conservadora del mundo'. Este fin de semana celebraron un festival peculiar, Indisciplinas, 24 horas ininterrumpidas de debates, conciertos, performances, proyecciones... 'para celebrar la precariedad laboral y económica, el acoso inmobiliario, la deficiente educación y la marginalización progresiva de los lenguajes transdisciplinarios'.

La presentación de Indisciplinas ya fue una declaración de principios. Se convocó a los medios de comunicación en plena calle, junto al descampado que quedó hace años cuando los artistas de la General Elèctrica (una de las fábricas de creación de Barcelona) se quedaron sin local porque se iba a construir... 'un párking, ¿o un hotel? No sabemos'. Los que fueron desalojados no recuerdan qué equipamiento iba a ocupar su espacio. Ocho años después, es un yermo.

Es una situación significativa de lo que denuncia la asociación: 'En los últimos 10 años, Barcelona se ha quedado prácticamente sin espacios creativos abiertos', se queja el actor y director teatral Roger Bernat. Además del local citado, han cerrado sus puertas espacios como La Mekánica, Complicitats, Atelier, La Makabra, La Escocesa...
Fue una rueda de prensa performativa. Carles Santos ofreció un concierto sentado a un piano de cola. Sus notas se impusieron a las de las excavadoras que no paraban de trabajar. El performer Nico Baixas plantó una planta sobre la cabeza del actor y director Rogaer Bernat y, después, cortó sus flores y las pisoteó: 'Esto es lo que están haciendo con nuestro arte'.

El festival Indisciplinas se celebró en un local de Poble Nou, el barrio que ha acogido el distrito 'ejecutivo' de Barcelona, el 22@. Tal vez por eso, es el que más ha sufrido la crisis de las artes (nada que ver con la crisis actual, advierten: 'Ésta hace diez años que dura'). De los 115 locales que aseguran que había en el barrio en 1998, quedan siete, según la AAE.

'No es cuestión de dinero, sino de gestión', comenta Roger Bernat. 'Barcelona es una ciudad terriblemente rica ¡y no tiene teatro!'. Se refiere a la inaccesibilidad de según qué espectáculos a las salas públicas. 'En el teatro actual es imposible que haya conflicto, es decir, diversidad, y así es imposible hacer teatro'.

Muchos artistas se han tenido que ir fuera del país para estrenar y hacerlo con éxito. Entre otros, Rodrigo García ha triunfado en Aviñón; Roger Bernat, en Viena; Carles Santos, en Edimburgo; Nico Baixas en Kazajistán.... '¿Por qué fuera se aprecia nuestra obra y en casa ni nos escuchan?', se queja Bernat.

La directora de teatro Marta Galán coincide con su colega catalán y advierte de otra situación que podría llegar a darse: 'El dinero público se tiene que destinar también a I+D, a innovación artística, y es paradójico que sean los teatros privados los que se estén dando cuenta de esto. Se están adelantando a los públicos'. La profesora de teatro Txiki Berraondo fue clara al citar Joan Brossa: 'No hay vanguardia, sólo hay retrasados'.

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC), según la AAE, no contempla en su programación espacios para estas corrientes. El Teatre Lliure, que maneja un presupuesto anual de ocho millones de euros (6,5 de los cuales, de subvenciones de la administración) celebra cada temporada el ciclo Radicals Lliure. Bernat se queja de que sólo le destine el 0,5% de ese presupuesto. Lógicamente, esta cifra no incluye los gastos de infraestructuras, que pone el teatro.

La situación es parecida en el resto de España. Galán alaba el Centro Párraga, de Murcia, y el LABoral, de Gijón. 'Poco más. En Madrid, donde también tienen espacios abiertos, como La Casa Encendida o El Matadero, tiran más de festivales...' .