Público
Público

Una voz azerí para un cuarteto de San Francisco

Kronos Quartet y Alim Qasimov fusionan música clásica y tradición oral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No era la primera vez que tocaban juntos, pero como si lo fuera. David Harrignton, fundador y líder del norteamericano Kronos, un cuarteto de cuerda de San Francisco, así lo sentía: 'Cada vez que tocamos, es más hermoso'. El azerbayano Alim Qasimov, legendaria voz del mugam azerí, también. 'Siempre es como si fuera la primera', según contaron a Público, por separado, antes de ensayar el concierto de anoche del Festival La Mar de Músicas, en Cartagena.

Kronos Quartet lleva 36 años rompiendo las costuras de la música clásica. 'En mi adolescencia, un cuarteto de cuerda era, normalmente, Joseph Haydn, quizá Bartók, quizá Brahms, e indudablemente Beethoven. En Kronos queríamos hacer algo muy diferente. Eso no quiere decir que con lo que yo crecí no fuera hermoso, pero para mí, el mundo era mucho más interesante y amplio que eso. Me parecía la oportunidad de añadir elementos vitales, musicales, de voces e instrumentos a esa tradición que yo amaba desde que era niño', explicó Harrington el lunes.

Las 700 piezas que llevan su firma incluyen acordes con las más alejadas tradiciones: de Alban Berg, por cuya Suite lírica recibieron un Grammy en 2004; a Jimmy Hendrix, del que hicieron una 'educadamente sucia' y algo ridícula, según el crítico de The New Yorker Alex Ross, versión de Purple Haze. Así también las bandas sonoras de Réquiem por un sueño y 21 Gramos.

Ahora, gracias a la fundación Aga Khan Trust for Culture, fusionan sus cuerdas con la garganta de Ali Qasimov, que en 1999 recibió el prestigioso Premio Internacional de Música de la Unesco. Para Harrington, que lo escucha desde hace quince años, una de las cinco voces más importantes del mundo.

La conexión, según Qasimov, que improvisa a partir de la tradición oral azerí (la lengua de Azerbayán), a veces acompañado de su hija Fargana, sólo tiene un camino: 'Se trata siempre de encontrar la emoción', explica.