Público
Público

Weiwei captura el Nueva York que ya no existe

Una muestra reúne 227 fotografías de la época que el artista chino pasó en la ciudad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El artista y disidente chino Ai Weiwei expone estos días en Nueva York su particular visión de la ciudad, plasmada en más de 200 fotografías en blanco y negro que desde esta semana y hasta el 14 de agosto se pueden ver en la Asia Society. Tomadas entre1983 y 1993, muestran un mundo nostálgico, a veces desaparecido, instantes robados a la vida cotidiana y a sus peculiares habitantes.

Se trata de la mayor exposición del artista fuera de China. Coincide, además, con su reciente excarcelación. Weiwei, de 54 años, fue liberado el pasado miércoles tras casi tres meses de detención en Pekín, acusado por la Justicia china de deber al fisco casi dos millones de dólares en impuestos supuestamente impagados en la última década.

Antes de ser internacionalmente reconocido como artista y activista, Weiwei vivió en un pequeño apartamento del East Village donde su cámara le sirvió de instrumento para capturar la vida del barrio y de la comunidad de expatriados chinos. 'Llegó sin nada, como muchos de los artistas chinos que llegaron a esa época', cuenta Melissa Chiu, directora del museo de la Asia Society, 'vio la realidad de Nueva York con ojos frescos, con ojos chinos'.

Weiwei, que se ganaba la vida haciendo retratos en la calle, retrata escenas de lo que le rodeaba en ese momento, enfrentamientos en Tomp-kins Square, una parte del East Village entonces peligrosa, las drag queens del festival de Wigstock, imágenes de sus colegas de exilio, como el cineasta Chen Kaige,el compositor Tan Dun o el artista Xu Bing.

'El Nueva York que conocí ya no existe', comenta Weiwei en las notas de la exposición, 'mirando hacia atrás, veo que esas fotografías son hechos, pero no necesariamente ciertos. El presente siempre supera al pasado y al futuro no le importa lo que pasa hoy'.

Weiwei 'es uno de los artistas conceptuales más provocativos y más influyentes de China y se está convirtiendo en un icono' de la cultura de su país, afirma Melissa Chiu, 'sus fotografías no sólo ilustran su visión artística sino también su despertar político durante su estancia en Nueva York'.