Público
Público

Woody Allen 'vende' el Niemeyer a sus amigos

El cineasta animará a otros artistas para que se involucren en el proyecto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La relación de Woody Allen con Asturias comenzó en 2002, cuando le concedieron el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Luego llegó su estatua en las calles de Oviedo, el rodaje en algunos parajes de la zona de varias escenas de Vicky Cristina Barcelona (2008) y las palabras de admiración del cineasta hacia los paisajes asturianos.

Pero el affaire amoroso se ha intensificado en las últimas semanas. Allen no sólo está estos días en Asturias realizando la presentación mundial de su nueva película, Conocerás al hombre de tus sueños, sino que también ha aprovechado la visita para respaldar, junto al presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, una campaña de promoción turística, Asturias, lo dice todo el mundo, en la que una serie de figuras de relumbrón internacional se deshacen en elogios hacia la tierra de Gaspar Melchor de Jovellanos.

Con todo, el verdadero artífice de la presencia de Allen estos días en Asturias es Natalio Grueso, director de la Fundación Niemeyer, que gestiona el centro cultural que se está construyendo en Avilés y que el pasado fin de semana realizó sus primeras y multitudinarias jornadas de puertas abiertas al público.

Allen, que forma parte del consejo asesor internacional del Centro Oscar Niemeyer, aseguró ayer que participará de forma activa en la programación cinematográfica del complejo cultural y que animará a otros cineastas y artistas estadounidenses a que 'se involucren en el proyecto'. El autor de Manhattan (1979) anunció además que sus películas estarán disponibles para los festivales y muestras que se organicen en el centro de arte diseñado por el arquitecto brasileño. Estas serán sus conexiones con el complejo, que por otro lado también desarrollará actividades dentro de otros campos de la cultura, como el teatro y la ópera. Allen se disculpó ayer alegando que en estos ámbitos 'él no puede trabajar de forma significativa'.

El complejo cultural, que se extenderá sobre una superficie de 50.000 metros cuadrados y cuya primera fase podría inaugurarse el próximo 15 de diciembre con motivo del 103 aniversario de Niemeyer, constará de cinco piezas independientes y complementarias: un auditorio, un espacio expositivo diáfano, una torre-mirador, un edificio polivalente que albergará un cine (el único en versión original de Asturias) y salas de ensayo, reuniones y conferencias; y, por último, una gran plaza abierta en la que se programará todo tipo de actividades culturales. El cine, por otra parte, dedicará una programación habitual de no menos de cuatro sesiones semanales.

El edificio tendrá ocho pisos de altura. En su intención por captar la esencia arquitectónica del brasileño, ofrecerá espectáculos al público sentado en las 998 butacas dispuestas en el interior y a unas 40.000 personas al aire libre en la plaza. La obra de Niemeyer siempre ha buscado la igualdad de las personas. De ahí que no haya palcos y que las butacas estén predispuestas en graderíos. La inauguración final está prevista para comienzos del año que viene.

Precisamente, sin perder el humor, Allen recomendó el lunes pasado no estrenar el cine de este complejo cultural con una de sus películas. Por el contrario, se ha comprometido a dar una 'larga lista' de largometrajes 'fantásticos, divertidos y emocionantes' de directores como Akira Kurosawa, Buñuel y Fellini, entre otros.