Público
Público

¿Y si los Rolling Stones hubieran exprimido 'La naranja mecánica'?

El grupo de rock rechazó protagonizar la película por motivos de agenda y revendieron los derechos de autor a Stanley Kubrick

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este mes La naranja mecánica cumple años. Cuarenta años después de su estreno pocos recuerdan que gracias a que los Rolling Stones dejaron el proyecto por problemas de agenda Stanley Kubrick pudo comprar los derechos de la novela para el cine y firmar así una de sus cintas más impactantes. ¿Cómo habría sido el filme con Mick Jagger como Alex DeLarge y el resto de la banda -Bill Wyman, Charlie Watts, Keith Richards y Brian Jones- en el papel de los 'drugos' que bebían leche en el bar Milk More?

En un principio, el director previsto era John Schlesinger, autor de películas como Cowboy de medianoche o Marathon Man. El proyecto tenía la tarea inicial de dar un empujón a la carrera cinematográfica de Jagger, que estaba a punto de estrenar dos cintas destinadas al fracaso: Ned Kelly y Performance. Seguro que físicamente el cantante podría haber funcionado como el protagonista, sin embargo parece casi imposible que pudiera superar el resultado del que hoy es un clásico del cine y entonces una bomba de relojería.

En un principio el director iba a ser John Schlesinger

La naranja mecánica es una de las cinco novelas que Anthony Burgess había escrito con prisas en 1961 para poder pagar la operación de su mujer por un tumor cerebral. Su inspiración fue la violación que ella sufrió en 1944 mientras él servía al ejército británico en Gibraltar. El autor vendió los derechos para el cine con urgencia a un productor teatral, Si Litvinoff, por tan solo 500 dólares.

En mayo de 2008, una carta de Litvinoff a Schlesinger descubrió este curioso proyecto que en un principio pensaba contar con una banda sonora de Los Beatles. 'En cuanto leas el guión y la novela estoy convencido de que verás el increíble potencial que todos vemos en este proyecto' escribió el productor. Además, añadía 'Esta película debería romper los moldes con su lenguaje, su estilo cinematográfico y su música'.

Para los fans de los Stones, cabe aclarar que el Singin in the Rain para las escenas de violencia fue idea del actor finalmente protagonista, Malcolm McDowell, por lo que nunca se llegó a pensar para la boca más famosa del rock.

Kubrick aceptó el proyecto solo tras fracasar en el proyecto sobre la vida de Napoleón 

En la biografía de Stanley Kubrick escrita por John Baxter se recuerda cómo Jagger estaba entusiasmado con el libro, pero no fue el único músico que cayó en el embrujo de la obra. Elvis Costello se convirtió en coleccionista de copias de la primera edición del libro. Mientras que Paul Cook, batería de los Sex Pistols, dijo 'Odio leer. Solo he leído dos libros. Uno era acerca de los hermanos Krey. Y el otro La naranja mecánica.

Litvinoff retuvo durante meses los derechos de la novela, pero los Stones, que por entonces se autoproclamaron 'la banda de rock más grande del mundo', abandonaron el proyecto. Fue entonces cuando el libro volvió a caer en manos de Stanley Kubrick, que ya lo había leído con cierto desinterés años antes, pero que tras ver naufragar su ambicioso proyecto de rodar la vida de Napoleón Bonaparte, decidió dirigir este hito cinematográfico.