Público
Público

Zalamea no representa la versión libre de derechos

El municipio extremeño pone en escena la anterior adaptación de Francisco Brines

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estaba anunciado en todos los carteles. Los vecinos de Zalamea de la Serena (Badajoz) no representarían este año la versión de Francisco Brines de El Alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca, sino una nueva adaptación elaborada por José Calvente y Stella Varela. Libre de derechos y cedida 'con toda la ilusión', según Calvente, al pueblo extremeño.

Sin embargo, no fue eso lo que los adaptadores vieron la noche del jueves en el preestreno de la obra. Estupefactos, asistieron a una puesta en escena de la versión de Brines representada durante los últimos 16 años.

'Fue toda una sorpresa porque vimos que habían cogido muy poquito de nuestra versión. No se incluyó el legajo en el que se asegura que la obra fue un hecho real, y a los personajes de El Quijote y Sancho los sacaron en un pasacalles', aseguró ayer José Calvente a Público visiblemente disgustado. El enfado, tanto de él, como de Stella Varela, que no habían podido acudir a los ensayos, se debió principalmente a que el director de la obra Miguel Nieto no les advirtió en ningún momento de que no se había ensayado su versión. 'Si al menos nos hubiera llamado, se hubieran aclarado las cosas. Ese detalle lo hemos echado en falta y se lo hemos comunicado al alcalde', afirmó Calvente.

Público intentó ponerse en contacto con Nieto durante todo el día de ayer sin resultado. El alcalde, Javier Paredes, intentó por su parte restarle importancia al asunto. 'Ha sido todo un malentendido. Los actores no han tenido tiempo de ensayar esta nueva versión. Supongo que los adaptadores esperaban más. Yo también esperaba más, la verdad', reconoció a este periódico. Para él, sin embargo, no es necesario convertir el tema en tragedia: 'Este es un año de transición. Estoy seguro de que el año que viene se podrá ver la versión nueva completa'.

Sobre la adaptación de Francisco Brines, que el año pasado ya provocó una polémica porque la SGAE exigió al municipio 9.000 euros en derechos de autor, Paredes ratificó que no se iba a pagar nada por la representación de este año: 'Este asunto ya está solucionado. Brines también cedió la obra al pueblo y la SGAE ya entendió que la versión era del pueblo'.Los nuevos adaptadores tampoco se van a echar atrás en su decisión de dar la obra a los vecinos de Zalamea. 'Nosotros la vamos a seguir ofreciendo. Y si el año que viene la quieren representar pueden contar con ella. Yo soy del pueblo y creo que hay que hacer un esfuerzo por levantar la zona', manifestó Calvente. La polémica les ha salido redonda a los vecinos. Hasta el 23 de agosto tienen casi todas las entradas vendidas y ayer contaron por primera vez con la presencia de las autoridades extremeñas.