Publicado: 13.11.2014 07:00 |Actualizado: 13.11.2014 07:00

Se abre una brecha entre veteranos y noveles en la selección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La "dulce transición" que pronosticaba Vicente del Bosque para regenerar la selección española de fútbol tras el fiasco del Mundial de Brasil de una forma paulatina y sin estridencias se ha tornado en abrupta revolución. Un mal plasmado en forma de plaga de lesiones ha obligado al técnico a ir improvisando convocatorias, incluyendo la actual en la que se estrenan hasta cuatro jugadores como Callejón, Nolito, Camacho y Morata.

El 'virus FIFA', que tanto está dando de qué hablar en la concentración previa a los choques contra Bielorrusia y Alemania, es para España más bien el 'virus clubes'. Cinco de los hombres habituales de Del Bosque no han podido acudir a la llamada por lesión o por precaución, incluso bajo presiones de los entrenadores. Son los casos de Cesc, Diego Costa, Iniesta, Silva y Javi Martínez. Si a esos unimos a los que tomaron la decisión tras el Mundial de renunciar a la selección como Xavi, Xabi Alonso y Villa y los que han perdido la confianza de Del Bosque en los últimos meses como Mata, Reina y Torres, nos encontramos que prácticamente la mitad de la selección se ha renovado en tan solo cinco meses. Juntos, suman once jugadores que estuvieron en la cita brasileña y que ahora no estarán ni en Huelva ni en Vigo. 

Para reponer todas estas ausencias, Del Bosque ha tenido que ir introduciendo jugadores a la dinámica de la selección de una forma mucho más acelerada de lo que le hubiera gustado. Lo que ha contribuido a que, con solo cuatro partidos disputados desde la triste despedida mundialista en Curitiba, el grupo se encuentre en un proceso desconocido en los últimos años. Una convulsión llena de cambios y de caras nuevas que, además, ha provocado que entre los 23 jugadores convocados en esta ocasión se haya abierto una brecha considerable entre el acumulado número de internacionales de los más veteranos y el escasísimo bagaje en la absoluta de un grueso importante de jugadores. 

En los dos próximos partidos que afronta la Roja, el decisivo clasificatorio del sábado y el amistoso de nivel A del martes, solo habrá dos jugadores que superan el centenar de internacionalidades. Son Iker Casillas, con 158, y Sergio Ramos, con 121. Dos pesos pesados que sobreviven a la depresión mundialista aunque el primero ha tenido que lidiar con la discusión permanente sobre su titularidad y el segundo se ausentó de la última convocatoria por lesión.

Detrás de ellos surgen un grupo de jugadores que superan el medio centenar de partidos internacionales o están a punto de alcanzar dicha cifra. Son los Busquets (72), Cazorla (68), Piqué (63),  Albiol (49) y Pedro (46). Y, de ahí, un abismo que les separa con un pelotón de catorce jugadores entre los que ninguno alcanza las quince internacionalidades. Tan solo Jordi Alba, con 32 partidos, se encuentra como nexo de unión entre estas dos generaciones. 

Y ya muy por debajo surgen los que Del Bosque pretende que sean el futuro de la selección absoluta. Algunos jugadores cuentan con la experiencia vivida en el Mundial. Es el caso de Koke (14), Juanfran (11), Azpilicueta (9) y De Gea (3). Otros están llamados a mantener cierta continuidad como Isco (4), Paco Alcácer (4), Bartra (3), Raúl García (1), Juan Bernat (1) y el retornado Bruno (4). Y, por último, los cuatro debutantes Callejón, Morata, Camacho y Nolito, junto a Kiko Casilla, que esperan impacientes a poder disputar sus primeros minutos con la absoluta.