Público
Público

¿Acto de amor o falta de respeto?

Mientras unos opinan que el beso de Iker Casillas a Sara Carbonero fue propio de dos enamorados que carece de mayor interés, otros lo ven como una

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El que muchos ya denominan 'el beso de España' o 'el beso del Mundial', el que le plantó Iker Casillas a su novia Sara Carbonero mientras ésta le entrevistaba tras proclamarse campeón del mundo, ha generado un debate para algunos difícil de soslayar, para otros poco o nada interesante. ¿Fue apropiado el beso en esas circunstancias? ¿Fue un acto de amor o una falta de consideración hacia la labor profesional de la periodista?

Casillas explicó después que el beso fue 'espontáneo', propio de gente 'normal y campechana'. También lo atribuyó a un acto de justicia porque su novia lo había pasado muy mal tras las acusaciones que algunos medios lanzaron contra ella tras perder la selección su primer partido ante Suiza. 

La intención de Casillas era buena, pero quizá con su decisión puso en un apuro a la reportera. 'Es una desconsideración al trabajo de Sara Carbonero', afirma tajante Cristina Pérez Fraga, directora de Asociación de Mujeres Profesionales de los Medios de Comunicación (AMECO).

Más que a Casillas, al que le pudo faltar tacto, la directora de Ameco Press señala sobre todo a Telecinco. 'Carbonero es subdirectora de deportes y la ponen a pie de campo a hacer entrevistas, lo que podría hacer cualquier redactor. No tenían que haberla puesto ahí, había otros puestos donde hubiera podido desarrollar su trabajo'. 

'Carbonero ha caído en una trampa'

Pérez Fraga cree que a Carbonero le han hecho ejercer 'el papelón de florero', pero que ella no tiene ninguna culpa: 'Ha caído en una trampa. No es dueña de sus actos porque trabaja para una cadena que tiene una línea determinada que explota hasta la saciedad lo morboso'. 

Pérez Fraga opina, sin embargo, que Carbonero tendría que haberse preocupado por mantener un poco más las distancias. 'Se ve que ella y Casillas están enamorados, pero dejarse ver en el avión junto a él es entrar en una dinámica que alimenta el morbo. A ver cómo te vas a quejar luego de que te persiga la prensa'.

Desde la Federación de Mujeres Progresistas (FMP), una ONG que lucha por la igualdad de género,  prefieren no alimentar el debate. Creen que el asunto tiene varios enfoques y que quizá lo del beso sea quedarse en lo superficial. Optan por el silencio. 

Fernando González Urbaneja, presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, es de una opinión parecida: 'Debo de ser el único español que no ha visto el beso, pero en cualquier caso me parece que el foco de la noticia no está ahí', afirma a Publico.es. Urbaneja apunta a otro sitio: ya criticó el uso que hizo Telecinco de Carbonero durante el Mundial.