Publicado: 25.08.2015 08:36 |Actualizado: 25.08.2015 08:36

Adel Mechaal: "He vivido muchos años reprimido, quiero revancha"

ENTREVISTA AL REPRESENTANTE DE ESPAÑA EN EL 1.500 DE LOS MUNDIALES DE PEKÍN. Un funcionario de 24 años que va a pedir la excedencia en el Ayuntamiento de Calonge, donde es conserje, para hacer historia en el 1.500. De momento, se conforma con llegar a la final en el Nido del Pájaro. “Soy atleta a media jornada”, explica Adel, nacido en Marruecos y afincado en Catalunya desde los 2 años.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 6
Comentarios:
Imagen de archivo de Mechaal ganando el título nacional de 1.500 metros. /EFE

Imagen de archivo de Mechaal ganando el título nacional de 1.500 metros. /EFE

Lo primero que aflora en su discurso es la victoria. Así que no queda otra que una conversación ambiciosa en la que Adel Mechaal se expone en voz alta. “Mis Juegos serán los de Tokio 2020 a los que llegaré con 29 años, la edad perfecta”. Sus planes de futuro, sin embargo, no riñen con un presente exigente en los que destrozó la historia en el último campeonato de España.

Ganó las pruebas de 5.000 y 1.500 lo que nadie fue capaz de hacer en 70 años. “Quizá porque nadie quería exponerse a hacer el ridículo, pero a mí no me importó”, explica Mechaal, un joven inteligente y atrevido que, a los 24 años, juega con las cartas marcadas. “Si no hago ninguna locura, ya tengo trabajo para toda la vida”. Así que el atleta se prepara sin esa angustia. “Estoy deseando sacrificarme”.



Pregunta. ¿Ser atleta de elite en España ya casi es un milagro?

Respuesta. Sí, hay pocos que puedan dedicarse en cuerpo y alma. Yo mismo hasta ahora soy, he sido un atleta a media jornada. No podía acceder ni a becas ni a premios, pero ahora que puedo voy a arriesgar. Necesito arriesgar.

¿Qué se puede arriesgar a los 24 años?

"Soy funcionario y voy a pedir una excedencia de cinco años para preparar dos ciclos olímpicos"

El trabajo, mi trabajo. Soy funcionario y voy a pedir una excedencia de cinco años. El 15 de septiembre se hará efectiva y lo voy a hacer para preparar dos ciclos olímpicos. Llegaré a los JJOO de Tokio con 29 años que puede ser la edad ideal.

Es usted funcionario entonces. ¿Qué similitud existe entre un atleta y un funcionario?

La dificultad de llegar, esa competencia tan desmesurada. Para conseguir mi plaza tuve que batallar con miles de personas, pero una vez que lo logras te sientes como cuando el atleta se instala en la elite. La vida es más placentera.

Entonces el triunfo está en el placer

Ahora mismo, la posibilidad de exprimirme como atleta, de alguna manera de jugar con las cartas marcadas. Si esto no sale bien, puedo volver a mi trabajo, sólo debo pedir el reingreso con un mes de antelación. Pero ahora ni me lo imagino, el mero hecho de pensar que voy a poder doblar entrenamientos, que voy a descubrir mi límite, empecé tarde en esto, a los 18 años…

¿Qué puede pasar?

"Si los resultados son buenos, el cansancio se olvida nada más llegar a casa, estás deseando volver a sacrificarte"

Si los resultados son buenos, el cansancio se olvida nada más llegar a casa, estás deseando volver a sacrificarte, a leer lo que escriben de tí…, no sé, podría ser tan grande…

Ha nacido usted para la gloria entonces

He nacido para buscarla y para aguantar esa presión. Es más, creo que puedo. De hecho, pienso que si desde Gregorio Rojo no ha habido nadie que haya hecho lo que yo en un Campeonato de España (ganar el 5.000 y el 1.500) es porque nadie ha querido exponerse a esa presión. Sin embargo, a mí no me dio miedo hacer el ridículo.

¿Qué es para usted hacer el ridículo?

"Si la final de 5.000 de los Nacionales se hubiera corrido a tope tal vez al día siguiente, en la de 1.500, hubiese llegado desfondado"

Si la final de 5.000 se hubiera corrido a tope tal vez al día siguiente, en la de 1.500, hubiese llegado desfondado. No hubiera podido hacer nada., No sé si eso es hacer el ridículo. Pero me hubiera alejado del triunfo y yo estoy en el atletismo para ganar.

En esta conversación sólo hablamos de ganar, nunca de perder. ¿Nos alejamos de la realidad?

"Soy demasiado ambicioso. Quizá porque he vivido muchos años reprimido en España"

No me lo planteo. Soy demasiado ambicioso. Quizá porque he vivido muchos años reprimido en España. He ganado muchos títulos de Catalunya, hasta de España, que nunca se me han reconocido porque no se me reconocía la nacionalidad y ahora quiero recuperarlos aunque sea de dos en dos.

¿No es demasiado joven para tener tanta revancha?

Quizá sea la vida. Yo viví cinco años en Marruecos, mi padre estaba solo en España y me contaba las odiseas que pasó tras los Juegos Olímpicos de Barcelona… Hasta que consiguió un buen empleo, trabajó de peón en la construcción y lo pasó mal; yo le escuchaba y me dejó marcado…

¿Quizá por eso buscó la seguridad del funcionario?

Podría ser. Soy un tipo disciplinado, estudié Administración y encontré esa salida, lleva usted razón. Saqué una oposición en el Ayuntamiento de Calonge, trabajo por las tardes en el polideportivo y me parece que están satisfechos conmigo.

¿Pero no le basta con ser mileurista?

"Agradezco que los poco más de 1.000 euros que gano me den para pagar el alquiler del piso, las facturas, la gasolina para el coche, porque hay gente que no lo tiene; agradezco que ese dinero esté en mi cuenta todos los meses, pero busco algo más"

Gano un poco más de 1.000 euros, pero en esto también lleva razón. Hay que aspirar a más. Agradezco que ese dinero me dé para pagar el alquiler del piso, las facturas, la gasolina para el coche, porque hay gente que no lo tiene; agradezco que ese dinero esté en mi cuenta todos los meses, pero busco algo más.

¿Y el atletismo se lo puede dar?

Sin duda, estamos hablando del deporte más universal del mundo en el que para ganar no hacen falta ni zapatillas. Bikila ganó el maratón de los Juegos Olímpicos de Roma sin ellas.

¿Qué le aleja a usted de la medalla en el Mundial de Pekín?

"Voy a competir con atletas que han bajado de 3’30” en 1.500 y ahora mismo yo, como mucho, puedo hacerlo en 3’33” o 3’34”, no más"

Soy ambicioso, pero soy realista. Voy a competir con atletas que han bajado de 3’30” en 1.500 y ahora mismo yo, como mucho, puedo hacerlo en 3’33” o 3’34”, no más. Pero aspiro a que el próximo año en los Juegos de Río sea diferente. Me voy a dejar la vida.

Fermín Cacho ha dicho: “¿Cómo se puede aspirar a medalla con 3’35” o 3’36” en una final?”. ¿Se siente ofendido?

Supongo que es una manera de coger protagonismo por su parte. Pero cuando él ganó en Barcelona 92 que yo sepa tampoco había bajado de 3’30” y no había el nivel de ahora… Pudo competir con Morceli, El Guerrouj…, sí, pero es que ahora hay otro o nueve atletas que bajan de 3’30”…, ya no hay margen para la clase media.