Publicado: 17.12.2013 16:26 |Actualizado: 17.12.2013 16:26

Adiós a la mejor jugadora española de baloncesto de todos los tiempos

Amaya Valdemoro, la persona que más veces ha vestido la camiseta de la selección nacional, se despide en un emotivo acto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Amaya Valdemoro, la persona que más veces ha vestido la camiseta de la selección nacional de baloncesto (258), fue la protagonista de un emotivo acto en el que se puso punto y final a su carrera en activo, que realmente concluyó el pasado 30 de junio cuando conquistó la medalla de oro en el campeonato de Europa.

La alero, que no pudo reprimir las lágrimas en varias ocasiones -"soy muy llorona", reconoció- estuvo rodeada de amigos, familiares, compañeras, exjugadores y por todo el baloncesto nacional. José Luis Sáez, presidente de la Federación española de baloncesto, con la que Amaya ya está colaborando en el departamento de Baloncesto y mujer y pensando en la posible organización del Mundial de 2018, presidió la mesa junto a la protagonista, el alcalde de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa y Ana Muñoz, directora general del Consejo Superior de Deportes.

Tanto Muñoz como García de Vinuesa, además de ensalzar a la protagonista, la emplazaron para colaborar en el CSD y en el Ayuntamiento de Alcobendas y aprovechar su experiencia y el ejemplo que es para los jóvenes.

El acto, celebrado en el Espacio 2014 de Alcobendas, la ciudad natal de la jugadora, estuvo cargado de emotividad, con un vídeo que repasó algunos de los momentos más importantes de su carrera, alternados con imágenes de familiares. Y otro en el que grandes deportistas españoles expresaban su admiración por la "mejor jugadora española de todos los tiempos", como se encargó de subrayar su compañera de selección Elisa Aguilar.

Además de Pau Gasol, también expresaron su admiración Ona Carbonell, Joel González, Marc Márquez, Patricia García, Ander Mirambell, Nani Roma, Ana Peleteiro, Javier Gómez Noya, María José Rienda, la selección femenina de waterpolo, José Luis Abajo 'Pirri', Cayetano Martínez de Irujo, Sergio Rodríguez y Alba Torrens. También estuvieron presentes en imágenes Lucas Mondelo, seleccionador español y Miguel Cardenal, secretario de Estado para el deporte.

Luchando siempre contra la emoción que la embargaba, Valdemoro se dirigió a todas las personas que le han acompañado a lo largo de su trayectoria deportiva y a todas agradeció su apoyo y aliento. "A los fisios, a los médicos, a mis clubes, a mis excompañeras, a mi familia, a mis amigos, a la selección, a todos", dijo.

"Los dos últimos años han sido un auténtico calvario. Gracias por aguantarme y darme el ánimo suficiente para continuar", indicó. "El baloncesto me ha dado muchas cosas, pero el mayor de los premios que he recibido han sido las amistades", siguió.

La alero resaltó que era "una privilegiada por haber podido vestir la camiseta de España 258 veces". "Se me identifica con la selección y la bandera española", apuntó. El colofón al acto lo puso la propia Amaya con una nota de humor al afirmar: "Me han dicho que no voy a vestir nunca más la camiseta nacional. Y no es verdad porque me la voy a poner ahora mismo". Tras lo cual sacó una camiseta de la selección española del bolso y se la puso entre los aplausos de todos.

José Luis Sáez, sin embargo, tenía guardada una última sorpresa y dejó para el final la máxima condecoración de la FEB, la insignia de oro y brillantes que le entregó visiblemente emocionado. Valdemoro ya no volverá a las canchas, pero los despachos ya la esperan para seguir trabajando con la misma pasión y entrega por el baloncesto.