Público
Público

"Admiro a los técnicos valientes"

Guardiola piropea a Sandoval y calla sobre la amarilla de Piqué

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Reconoció en la víspera que le apetecía mucho jugar contra el Rayo y el conjunto madrileño no defraudó ayer las expectativas de Pep Guardiola. El técnico del Barcelona se lo pasó anoche en grande en el Camp Nou. Sorprendido por la propuesta inicial de José Ramón Sandoval, que optó por que sus muchachos marcaran al hombre, Guardiola reaccionó ágil e intervino con tino en el juego de su equipo. Movió el preparador a sus futbolistas como los trileros manejan los vasos en los que esconden la bolita: en 45 minutos, Alves había ocupado hasta tres posiciones distintas.

Alexis frustró con una rosca preciosa la gaseosa salida del Rayo. Dos tantos logró ayer el chileno, recuperado ya de la delicada lesión que lo tuvo apartado de los terrenos de juego durante casi dos meses. 'Cuando te plantean un partido como este es difícil tener continuidad en el juego. Ha sido un encuentro un poco extraño, diferente, pero lo sacamos adelante', celebró Guardiola antes de ensalzar la 'valentía' de Sandoval. 'Para ver si un torero es valiente hay que verlo ante un toro con las astas afiladas', convino el entrenador del Rayo.

'El gol abrió el partido, nos permitió readaptarnos y estar más cómodos', reconoció Mascherano. El argentino analizó también la situación del equipo en la Liga: 'Lo importante ahora es no volverse loco, tener un ojo en lo que hace el Madrid, pero seguir centrados en lo nuestro', dijo.

Ante un Camp Nou un tanto desangelado el coliseo azulgrana registró la peor entrada del curso y no alcanzó los 60.000 espectadores, que pasó de silbar tímidamente a Villa al inicio a corear el nombre del asturiano en el segundo tiempo, el Barcelona aumentó su leyenda en casa para disfrute de los presentes. Suma 34 goles a favor del equipo de Guardiola y sigue sin encajar ni un tanto como local.

Además de los goles de Alexis (2), Messi y el Guaje, el duelo de ayer dejó otras imágenes singulares, como la salida de los jugadores del Barcelona al campo con una camiseta en la que imprimieron un mensaje de ánimo para el segundo entrenador del conjunto catalán, convaleciente de una delicada operación en la boca. 'Tito, de esta también saldremos adelante', rezaba en la elástica.

Resultó esperanzador el retorno de Iniesta. Y esperpéntica la acción final de Piqué que, con cuatro tarjetas amarillas acumuladas, forzó la quinta para asegurarse su presencia en el Bernabéu. 'No valoré los penaltis no pitados en Mestalla, ni el gol anulado el otro día. No hablo de los árbitros y tampoco lo haré ahora. Ahí están las imágenes', zanjó Pep.